OPINIÓN | Imola, o ese escenario del crimen manipulado

El Gran Premio de la Emilia Romaña 2021 fue, al igual que en el 2020, otra carrera loca. Esta vez marcada por la lluvia, Imola nos invita a sacar conclusiones en la segunda carrera del Mundial pero no es el Autodromo Enzo e Dino Ferrari el mejor lugar para sacar conclusiones. Como un escenario del crimen que ha sido manipulado, Imola y su entretenida carrera ocultan que en este circuito es imposible adelantar y que aquí casi ni manda el nivel de los coches, sino la posición en la que te encuentres por las circunstancias de la carrera.

F1

Que Sergio Pérez no haya sido capaz de adelantar a Fernando Alonso al final de la carrera es una buena muestra de ello. Otro que también pensará lo mismo es Charles Leclerc al que la bandera roja le quitó un podio fácil que tenía a favor de un Lando Norris que en otro circuito habría terminado adelantado tanto por Charles Leclerc como por Carlos Sainz y, por lo tanto, lejos del podio.

Así que, señores de la FIA, de cara al calendario del 2022 olvídense de Imola. Es un circuito legendario, con un aroma a pista antigua, estos coches exageradamente grandes y generadores de aire sucio convierten la carrera en una procesión de coches a no ser que pasen cosas como la lluvia de hoy. No se puede depender de ello. Dejen Imola para una pretemporada o un test de jóvenes pilotos, por ejemplo.

Valtteri Bottas, tocado, hundido y burlado

Una de las imágenes de la carrera fue el accidente entre George Russell y Valtteri Bottas. Personalmente, me parece un lance de carrera donde la culpa, de ser de alguien, sería de George Russell que en vez de frenar cuando Bottas le cierra el paso intenta adelantarle saliendo de la pista. Cómo pudo llegar un Williams a intentar adelantar a todo un Mercedes? Esa es la gran pregunta, y si no hay un problema mecánico de por medio, Bottas queda muy señalado.

F1

Hamilton ha pasado de la 9º a la 2º posición casi sin despeinarse, por lo que coche había. Un 2020 desastroso y la carrera de hoy seguramente hayan dejado tocado y hundido al finlandés. Su asiento en Mercedes parece que expira este año y Valtteri no da ni un motivo a Toto Wolff para que no se deshaga de él cuando finalice la temporada. Para colmo, este año Red Bull está más cerca (y con dos pilotos) y la zona media también, así que el sufrimiento se agrava.

Pese a esto, lo que no es de recibo es que los propios pilotos de la parrilla se burlen de él, y es lo que ha pasado hoy con Russell. El piloto inglés, todavía caliente por un accidente cuya culpa atribuye a Bottas y que le dejó sin sus primeros puntos con Williams, repitió varias veces delante de los micrófonos que un Mercedes no debería estar luchando con un Williams y que si no hubiese sido él, Bottas no habría cerrado la puerta. No es una forma elegante de luchar por un asiento para el 2022 y ahí queda retratado el de Williams.

La corta pretemporada hace mella en los nuevos

Imola es un circuito exigente y hace falta tener confianza en el coche, y eso se ha notado mucho este fin de semana con los pilotos que en este 2021 han estrenado coche. Todos han sufrido mucho con respecto a sus compañeros de equipo. Sergio Pérez ha estado a años luz de Verstappen (salvo en clasificación), Sainz estaba lejísimos de Leclerc antes de la bandera roja, Fernando Alonso ha sido batido por Esteban Ocon durante todo el fin de semana, Norris se ha merendado a Ricciardo y Stroll ni ha visto por la pista a Sebastian Vettel.

F1

Si esto se extiende por toda la parrilla, parece cierto que, como avisaban los pilotos, la pretemporada de tres días iba a complicarle mucho la vida a los novatos en su escudería. Es injusto juzgarlos hasta que no pasen, al menos, cuatro o cinco carreras. Ahí si deberían tener ya el ritmo necesario para luchar con sus compañeros de equipo. Porque ni Ricciardo es peor que Norris, ni Alonso es peor que Ocon, ni Vettel es peor que Stroll, y Sainz y Pérez no están tan lejos de su compañeros de equipo. Paciencia, que esto acaba de empezar. Siguiente parada: Portimão.