La F2 y la F3 piensa en un futuro híbrido

Las categorías soporte de la Fórmula 1 estudiarán la incorporación de biocombustibles y tener monoplazas híbridos en un futuro próximo. La electricidad en el automovilismo llegó definitivamente con la Fórmula E y la introducción de unidades de potencia híbridas en 2014 en la Fórmula 1. Sin embargo, la Fórmula 2 y la Fórmula 3 conservaron un motor más sencillo, un Mecachrome V6 3.4 L. Los primeros pasos hacia un deporte sostenible se dieron a principios de año, pues la máxima categoría anunció que en las próximas campañas reducirán sus emisiones y alcanzar la emisión cero en 2030.

F2

La reducción de costes por la pandemia también afectó, pues ambas categorías redujeron sus rondas y se disputan por separado. No obstante, Bruno Michel, director del campeonato, ha confirmado que no habrá cambios importantes en los monoplazas hasta dentro de tres años: "Hemos decidido no reemplazar el coche de la F2 durante las próximas tres temporadas, y lo mismo con la F3, ya que ahora nadie quiere comprar un monoplaza nuevo". Los campeonatos precedentes a la Fórmula 1 viven una difícil situación económica, pero no se descartan actualizaciones en los propios coches en las próximas temporadas:

"Siempre tenemos la opción de hacer un kit de actualización, como hicimos en 2020 con los neumáticos de 18 pulgadas. Eso provocó bastantes cambios en los monoplazas, y por eso no hemos hecho más modificaciones, porque era algo muy grande", indicó Michel. Los cambios en la F2 y F3 se producirán de manera importante a partir, al menos, de 2024, cuando se presente el nuevo chasis. El Dallara F2 2018, presentado en Monza en 2017, estaría, de esta forma, durante seis temporadas, y se espera que haya un futuro híbrido:

"En algún momento tendremos que plantearnos cuestiones sobre el medio ambiente, quizá híbridos, quizá biocombustibles. No va a ser a corto plazo, pero estamos pensando en ello", finalizó Michel.