OPINIÓN | El Gran Premio que nos devolvió la lucha

Volvió la Fórmula 1 y volvió como hace tiempo que no la veíamos: con dos pilotos de equipos diferentes luchando por la victoria. Eso sí, estuvo un poco descafeinado al final con esa polémica decisión de la FIA de obligar a Max Verstappen a dejar pasar a Lewis Hamilton. Pero vamos a quedarnos con lo bueno: este año veremos lucha en la cabeza y Mercedes no tiene el Mundial ganado ya.

Y en estas, va a ser muy importante Sergio Pérez. El mexicano, a priori, no va a luchar por el Mundial porque las carreras que va a perder en su adaptación van a ser claves. Sin embargo, Checo va a tener la oportunidad de ganar muchas carreras y de decantar la balanza en favor de Red Bull, ya que ahora mismo es diez veces más sólido como piloto que Valtteri Bottas, el escudero de Hamilton.

Sergio Pérez

¿Debe preocuparse Mercedes? Como mínimo debe ponerse las pilas, pero en mi opinión la maquinaria alemana no tardará en empezar a funcionar y me extrañaría un final de Mundial apretado. El valor de Mercedes no está en su coche, ni en sus pilotos, ni en sus estrategias, sino en una maquinaria perfectamente engrasada dónde todos los integrantes saben qué tienen que hacer para mejorar. Podemos estar seguros de que Mercedes ya tiene soluciones a los problemas de este fin de semana y que en Imola presentarán un coche mejor.

Fuera de la cabeza, hay que destacar una zona media más apretada que nunca, dónde un fallo te saca de los puntos y un acierto te coloca cerca del podio. A la cabeza de esta zona media están McLaren y Ferrari, con lo cual, ya de entrada, podemos ver que Carlos Sainz no se equivocó al cambiarse de Woking a Maranello. El madrileño estuvo conservador durante la carrera, como él mismo aclaró, y todavía no está al 100%. No obstante, ha empezado bien la temporada, aunque debe ponerse las pilas rápido para que Leclerc no se escape demasiado y no tenga que quedarse con la etiqueta de segundo piloto.

Más cruda es la realidad de Fernando Alonso. Todavía desconocemos el ritmo real del Alpine, porque el español sufrió una pérdida de potencia tras su parada y para colmo tuvo que abandonar por problemas de ventilación en los conductos de freno. Hasta entonces, el fin de semana de Fernando había sido perfecto. Tocará sufrir con Fernando, pero también vamos a disfrutar mucho.

Por último, recordad que hasta ahora solo hemos visto los coches del 2021 en Baréin. Y Baréin no es Barcelona, es un circuito con sus peculiaridades. Así que no descartéis que dentro de tres semanas, en Imola, muchas cosas cambien.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.