Carlos Sainz empieza con buen pie en Ferrari

Había mucha expectación por ver los primeros pasos de Carlos Sainz en Ferrari. El español se estrenó esta semana en Fiorano con el SF71H, el monoplaza de 2018 de los italianos. La prueba poco tenía de interesante en lo que al año 2021 se refiere, puesto que no podían probar nada de cara a la temporada que arrancará en marzo.

Carlos Sainz subiéndose al SF71H

Pero era un test útil para que el madrileño se fuese acostumbrando al equipo, a los sistemas o al volante de su nuevo equipo. Con los pocos días de pretemporada que habrá este año (3 frente a los habituales 8), los pilotos que aterrizan en un nuevo equipo o se estrenan en la Fórmula 1, tendrán que realizar una adaptación exprés.

De ahí que Ferrari decidiese hacer su test particular con los dos pilotos titulares de 2021 y algunos invitados más (por ejemplo, Mick Schumacher, que se estrenará en el Gran Circo con el equipo Haas). A pesar de que era un evento a puerta cerrada (por razones obvias), varios aficionados se acercaron a Fiorano para ver la actividad desde la valla. Y se encargaron de dar calor al nuevo piloto de la Scuderia desde el primer momento.

Se pudieron ver dos pancartas animando a Sainz. En una decía "Vamos Carlos" y en otra "Smooth Operator", el mantra que repite tras cada buena actuación y que parece que mantendrá en el equipo italiano. Consciente del apoyo que estaba recibiendo en su primera jornada en pista como piloto oficial de Ferrari, decidió acercarse a los aficionados en un descanso del test, como narra uno de ellos en Instagram.

"Éramos siete chicos, pegados a la valla mientras veíamos a Carlos empujar el SF71H a los límites en el circuito de Fiorano, movido por el motor V6. A las 4 la sesión se detuvo y estábamos a punto de irnos cuando vimos una pequeña camioneta salir a pista y parar enfrente de nosotros. Carlos se bajó. Estábamos alucinando".

"Condujo todo ese tramo solo para saludar a unos pocos aficionados fuera del circuito, solo para tener unas pequeñas palabras para nosotros. Qué campeón tan humilde y especial. Gracias Carlos, no olvidaremos este día", rezaba el post. La historia corrió por las redes sociales y le llegó al propio Carlos Sainz, que respondió en Twitter: "No tenéis que darme las gracias. Feliz de compartir mi primer día de rojo con todos vosotros ahí. Nos vemos pronto".

El español empieza ganándose a los tifosi desde el primer día. Una afición exigente, pero también agradecida y que tiene muchas ganas de volver a celebrar un título de Ferrari después de muchos años de sufrimiento. Si lo consiguen pronto, serán buenas noticias para el piloto español.