La cabeza de cilindro "superrápida", la clave del motor Ferrari del 2021

La prensa italiana se hace eco de los rumores sobre el motor Ferrari de la temporada 2021. En la escudería italiana están emocionados con él y esperan volver a los podios con esta evolución.

Ferrari

La desastrosa temporada 2020 de Ferrari se debió, en gran parte, a una unidad de potencia lastrada enormemente por la FIA en un pacto secreto que llevó a Ferrari al fondo de la zona media. Sin embargo, la escudería italiana espera que con la evolución del motor que están desarrollando durante este invierno vuelvan a su posición habitual.

El motor 2021 del equipo está ahora en las etapas avanzadas de diseño. En lugar de ir por algo revolucionario, Ferrari está buscando hacer cambios incrementales en todos los aspectos de las propiedades térmicas y la entrega de potencia eléctrica, que cree que se sumarán a una ganancia considerable en la potencia entregada.

Wolff Zimmermann es el encargado de liderar el proyecto de renovación del motor. Parece que los componentes del turbo seguirán en su posición habitual por ahora, después de haber estudiado separarlos de la misma forma que lo hace Mercedes en su motor.

El jefe de motores de Ferrari, Enrico Gualtieri, es el responsable del cambio clave para el motor del 2021. Este cambio estaba pensado para ser introducido en el 2022 pero ante la mala temporada 2020 se ha decidido meterlo ya este año. Así, en el 2021 veremos el debut de la cabeza de cilindro "superrápida".

El nuevo diseño ayudará a conseguir una mayor atomización del combustible y una mayor presión en la cámara de combustión, ya que los equipos intentarán acercarse al límite de 500 bar establecido por la normativa.

Además de una cabeza de pistón de nuevo diseño (que sigue siendo construida en acero), y mejoras en el árbol de levas, se cree que Ferrari ha estudiado el uso de nuevas aleaciones que ayudarán a asegurar que la fiabilidad no se vea comprometida por el aumento de las prestaciones.

Los problemas de fiabilidad por la estrechez del espacio para los escapes también parecen resueltos, ya que, gracias a una nueva caja de cambios, la zona del motor será mayor. Los sistemas de refrigeración del motor también han sido revisados, en un intento de cambiar el diseño del radiador utilizado en 2020 que terminó produciendo demasiada resistencia en los laterales y dificultando aún más la velocidad en línea recta del SF1000.

También se cree que la nueva unidad de potencia de Ferrari tiene una turbina ligeramente más pequeña que la utilizada en la especificación anterior, en un intento de mejorar la carga eléctrica. La idea es tener un sistema de recuperación de energía más eficiente, para que la entrega de unos 160 CV del MGU-K pueda durar más tiempo durante toda la vuelta.