¿Es imposible batir a los buggies? Toyota y Al-Attiyah en pie de guerra

Nasser Al-Attiyah y Toyota Gazoo Racing han sido muy críticos con el concepto buggy tras la victoria de Peterhansel y el dominio de Mini y Peugeot.

Este viernes finalizó otra edición del Rally Dakar, la segunda en Arabia Saudí tras el cambio de continente en 2020. Una prueba que, en lo que respecta a la categoría de coches, ha tenido dos equipos en la pomada: Mini y Toyota. La marca británica, con un proyecto gestionado por el preparador X-Raid, ha logrado su segunda victoria consecutiva con sus Cooper Works Buggy, un modelo 4x2 que se ha mostrado realmente competitivo. Pero, el claro dominio de los tracción trasera de Mini también ha elevado el tono por parte de Toyota, que cuenta con unidades de tracción total en su equipo oficial.

Si bien es cierto que Toyota Gazoo Racing Sudáfrica trabajo sobre un modelo 4x2 para la edición de 2017, el equipo oficial terminó rechazando el proyecto. De este modo la marca japonesa puso toda su experiencia del desarrollo fallido de su buggy para lanzar la Hilux Evo, un modelo que ha seguido evolucionando a lo largo de los últimos tres años. Pero a pesar de los esfuerzos de Toyota por ponerse al nivel de los buggy, los pinchazos han sido el gran lastre en este Dakar 2021 y Nasser Al-Attiyah, líder de la estructura, ya mostró su preocupación en la etapa maratón, pero las quejas han continuado tras cruzar la última meta.

Entre Carlos Sainz y Stephane Peterhansel, con los equipos Peugeot Sport y X-Raid Mini, los buggies suman cinco victorias casi de forma consecutiva, a excepción de la edición de 2019. El año de la desaparición del equipo oficial de la marca francesa y del desarrollo del 4x2 de X-Raid ha sido la única oportunidad que Toyota y Nasser Al-Attiyah han podido aprovechar para ganar el Rally Dakar. Una situación que empieza a minar la moral del piloto, que ve en las normas de la ASO una clara ventaja hacia los buggies y espera que se tomen medidas de cara al futuro. Estas han sido sus declaraciones:

"No sé qué más puedo hacer, es el segundo que estamos luchando contra los buggies. Para mí, creo que tienen que cambiar las normativas, solo eso, que sea justo para todos. Estoy más decepcionado que el año pasado porque si solo tienes cuatro dedos y no cinco, no es justo. Creo que tienen que cambiar la normativa por los buggies, porque ahora llevan cinco años ganando a los 4x4 y esto no es justo. Espero que la organización tome medidas porque si no, no estamos interesados en volver".

"No es cuestión de dónde va mejor el buggy y donde mejor el 4x4. Las reglas no son justas, solo eso. No solo por las ruedas, son muchas cosas. No soy yo el que tiene que cambiarlo, pero todo está muy claro. Peugeot ganó tres veces, ahora dos veces Mini, es algo muy fuerte. Nosotros luchamos con un 4x4, tenemos muchos pinchazos y el buggy es… un buggy, no es un coche de ningún fabricante".

Nasser Al-Attiyah, piloto de Toyota

Pero no sólo Nasser Al-Attiyah ha hablado sobre esta cuestión. Desde equipo Toyota Gazoo Racing Sudáfrica también se han referido al domino de los buggies y su director, Gyal Hall, también mostraba su enfado. Las rudas no parecen ser el único punto en el que Mini lleva ventaja, Hall apunta a una diferencia mecánica provocada por las diferentes normas por las que se fijen sendos proyectos, lo que da al prototipo de X-Raid una mayor velocidad. Y, sumado al control de las presiones desde el interior y unos neumáticos de mayores dimensiones, les permiten no sólo ser rápidos en las dunas, también sobre las zonas pedregosas. Estas han sido sus declaraciones a Motorsport.com:

"El Mini desde la tercera marcha está en otra liga, desaparece en la distancia. Todos los pilotos lo dijeron, cuando rodaban cerca de los buggies, era una diferencia enorme. Y luego con las ruedas, ellos vuelan por encima de las piedras aquí, no hay ningún equilibrio. Las palabras de Nasser están más que justificadas Aun así, enhorabuena a X-Raid, porque han hecho un gran trabajo"

Glyn Hall, Director de Toyota Gazoo Racing Sudáfrica