Problemas para la Fórmula 1 tras el confinamiento en el Reino Unido

Los equipos de Fórmula 1 que residen en Gran Bretaña se enfrentan a un gran problema durante un momento vital de la temporada, justo cuando deben finalizar los diseños y fabricar los coches para la próxima temporada. Mediante una rueda de prensa, Boris Johnson ha declarado un nuevo confinamiento, al menos hasta el próximo mes después de un repunte de casos de coronavirus.

Gran Bretaña

Las medidas decretadas por Johnson son para un semi-confinamiento: un cierre de colegios y realizar teletrabajo a medida de lo posible. Lo que supondría que una buena parte del personal podría seguir trabajando. Las restricciones son aún más estrictas en Escocia dónde el gobierno de Reino Unido ha decretado confinamiento domiciliario.

Por otro lado, en Gran Bretaña ya ha comenzado la vacunación masiva, siendo el país que más a avanzado en cuanto a vacunaciones, pero pese a esto, se tardará un tiempo en verse los efectos ya que se necesitará que una gran parte de la población este vacunada. “Se avecinan meses muy duros y las próximas semanas será difíciles” dijo Johnson. “Los datos estiman que en tres semanas el sistema sanitario podría quedar colapsado”.

Esto podría ser un problema incluso en la preparación de los coches para 2022. Hay que recordar que el 1 de enero iniciaron los trabajos aerodinámicos en el túnel de viento y podrían verse afectados. Actualmente el uso del túnel y las simulaciones virtuales tienen limitaciones semanales. De seguir así la situación los equipos podrían pedir la reposición de las horas y datos que no se pueden usar ahora más adelante.

Incluso podría afectar las pruebas de pretemporada pactadas para el 1, 2 y 3 de marzo en Barcelona. Estos podrían retrasarse para darles más tiempos a los equipos de trabajar. Y si se aplaza (como parece ser) el Gran Premio de Australia, las pruebas se podrían trasladar a Baréin, antes del que sería el primer Gran Premio de la temporada. Todo dependería de si se endurecen las medidas restrictivas para viajeros procedentes de Gran Bretaña.

Liberty Media tiene esa situación prevista y planea que la Fórmula 1 se comporte como una burbuja global para evitar las restricciones fronterizas y correr con total seguridad, aunque podría derivar en que los primeros Grandes Premios del año sigan siendo sin público o con acceso limitado.

Grada del circuito de Silverstone
El Reino Unido no verá a aficionados este año en sus gradas, pero parece que sí tendrá un Gran Premio