El 2020 de Mercedes

La temporada de Mercedes en el 2020 sólo se puede definir con una palabra: dominio. La escudería ha ganado este año casi todo lo posible en pista debido a que han conseguido mejorar, todavía más, un coche que ya era perfecto.

Mercedes

El 2020 de Mercedes

La verdad es que el 2020 de Mercedes ha sido bastante aburrido: ganar, ganar y ganar. Claro, para ellos toda una delicia, pero para los aficionados cansadísimo. Parecía difícil que el W10 fuese mejor que el W11, pero lo consiguieron, y de que manera.

El W11 mejoraba en todas las parcelas al W10, pero quizás lo más destacado era su nuevo color: las balas plateadas se pintaban de negro para luchar contra racismo. Pero las sorpresa llegó en la pretemporada, cuando la escudería alemana dejó a todos con la boca abierta.

Mercedes se sacó de la manga el DAS, un sistema para variar el camber de los neumáticos de forma dinámica durante la vuelta y así calentar los neumáticos más fácilmente. Un sistema que realmente no les daba una ventaja exagerada y que fue prohibido para el 2021. Pero una muestra de que habían vuelto a pillar a los rivales con el pie cambiado.

Mercedes

En el caso de Mercedes, es más fácil contar las carreras dónde no han ganado que las carreras que han ganado. El Gran Premio del 70º Aniversario, el Gran Premio de Italia, el Gran Premio de Shakir y el Gran Premio de Abu Dabi son las únicas carreras del año en las que no ha estado un piloto de Mercedes en lo más alto al final del domingo. Cuatro carreras de 17 totales durante la temporada.

En diez de las 17 carreras, los dos pilotos de Mercedes han estado en el podio. Hamilton llegó a ganar cinco carreras seguidas, entre el Gran Premio Eifel y el de Baréin. El pilotaje del piloto inglés estuvo muy por encima del de Bottas y le valió para conseguir su séptimo título del Mundial de Pilotos, igualando a Michael Schumacher.

Lewis Hamilton celebra su 7º título

El dominio de Mercedes ha sido tal que Lewis Hamilton no ha tenido rival durante toda la temporada. El único que podía haberle disputado el campeonato era su compañero, Valtteri Bottas, pero el finlandés ha firmado una de sus peores temporadas en la Fórmula 1. Incapaz de luchar en cualquier situación contra el inglés, ha estado a punto de perder el segundo puesto del Mundial en manos de Max Verstappen.

La temporada quedó reflejada durante el Gran Premio de Shakir. Lewis Hamilton, ya campeón del mundo, dio positivo en coronavirus y se perdió la carrera. Mercedes le dio su sitio en el coche a George Russell y el fin de semana del inglés fue casi perfecto. Estuvo a punto de ganar, y dejó en evidencia que subido a un Mercedes cualquiera podría ganar y, también, dejó en evidencia que Bottas no es digno del Mercedes. Para mala suerte para ellos, un momento dantesco en las paradas les relegó a la 8º y la 9º posición.

Temporada tranquila para Mercedes. Los alemanes se han hecho con el título de constructores y Hamilton con el título de pilotos. Además, Bottas ha terminado 2º en el Mundial de Pilotos. ¿Temporada perfecta? Los mortales diríamos que si, pero seguro que en Mercedes ya están pensando en formas de mejorar para el año que viene.

El momento clave de Mercedes

El Gran Premio de Turquía fue una fiesta completa en Mercedes. Bueno, casi perfecta, porque Bottas terminó 14º. Pero en esa carrera, Mercedes demostró por qué es el mejor equipo de la historia de la Fórmula 1. Y fue justo el fin de semana que más debilidad mostraron.

Gran Premio de Turquía

La lluvia y un asfalto increíblemente resbaladizo provocó que los Mercedes no calentaran las ruedas con eficiencia durante todo el fin de semana. Sin embargo, Mercedes se las apañó para elegir la mejor estrategia y, sobre todo, Lewis Hamilton demostró una capacidad de pilotar que lo coronan como uno de los mejores de la historia. Su capacidad de lectura de la carrera y su talento para conducir rápido provocaron que el inglés consiguiera una victoria que ese fin de semana se le había puesto muy complicado.

Lewis Hamilton contra Valtteri Bottas

11 contra 5 en clasificación y 11 contra en carrera. Así de contundente ha sido la victoria de Lewis Hamilton sobre Valtteri Bottas en la temporada 2020. 124 puntos separan a los dos pilotos en el Mundial de Pilotos.

Mercedes

Hamilton se ha mostrado muy tranquilo durante todo el año. Con la superioridad que le ha dado el coche ha podido centrarse en otras cosas fuera de las carreras, porque dentro lo tenía todo bajo control. Este año ha sido más noticia por su lucha contra el racismo que por sus victorias. Y eso que el inglés ha superado a Michael Schumacher como piloto con más victorias de la historia de la Fórmula 1.

Bottas, por su parte, ha tenido un nivel tan bajo que ha tenido que luchar hasta la última carrera para el ser el segundo del Mundial de Pilotos. La lucha con Russell durante el Gran Premio de Shakir lo deja claramente señalado, ya que un novato en el coche le ganó durante casi todo el fin de semana. Tanto, que a Mercedes le va a costar mucho mantenerlo de cara al 2022.

El 2021 de Mercedes

Lo peor para los aficionados a la Fórmula 1 es que el 2021 de Mercedes va a ser muy similar al 2020. Casi todos en el paddock dan por ganado el Mundial de Constructores para Mercedes y el Mundial de Pilotos para Hamilton. Una verdad incómoda pero es que la conclusión más lógica.

La mejora de los coches este invierno está muy limitada por las restricciones impuestas por la Fórmula 1 para reducir costes tras la pandemia del coronavirus. Por ello, por mucho que sus rivales quieran mejorar, lo tendrán muy difícil para estar cerca de la escudería alemana. Y lo peor es que Mercedes podría estar pensando ya en la temporada 2022 de forma decidida.

Lo mejor y lo peor de Mercedes

Lo mejor: El W11. Un coche perfecto, el coche más dominador de la historia de la Fórmula 1. Un arma invencible que amenazan con mejorar.

W11

Lo peor: Valtteri Bottas. El piloto finlandés ha demostrado no tener el empuje necesario para estar a la altura de Hamilton y Mercedes ha tomado nota. Al mismo tiempo que sus rivales mejoran sus formaciones, los alemanes empiezan a pensar en un cambio de pilotos por George Russell.

Mercedes