La Fórmula 1 negocia con Amazon y otras plataformas digitales para emitir las carreras en directo

Chase Carey ha hablado en el Financial Times sobre la posibilidad de que la Fórmula 1 se emita en directo a través de plataformas digitales. El estadounidense ha afirmado que las conversaciones se han tenido y que sería muy bueno para la Fórmula 1. Chase Carey ha hablado sobre el proceso de modernización que está intentando llevar a cabo desde que tomo la dirección del deporte tras la compra de Liberty Media.

Chase Carey

El estadounidense ha hablado sobre la posibilidad de que la Fórmula 1 se emita en directo a través de Internet. "Hemos tenido discusiones sustanciales con Amazon y todas las plataformas digitales globales. Son un socio potencial increíblemente importante y una oportunidad para expandir y hacer crecer nuestro negocio", ha afirmado el todavía director de la Fórmula 1.

Carey no ha dicho cuáles son esas otras plataformas digitales, pero es asumible que una de ellas sea Netflix, con la que la Fórmula 1 tiene buena relación. En cuanto a Amazon, es uno de los socios tecnológicos de la organización por lo que las negociaciones no deberían ser excesivamente complicadas.

Este año, la F1 ha negociado o renovado acuerdos de derechos de televisión en Canadá, Francia, Alemania, Italia, España y los países nórdicos, mientras que también está en proceso de finalizar un acuerdo en Brasil. Los acuerdos de transmisión representan alrededor de un tercio de los ingresos totales de la F1.

Si Amazon, u otras plataformas, empezaran a emitir en directo las carreras, la Fórmula 1 tendría que respetar la exclusividad manifiesta en los contratos con algunas televisiones y en ese país solo se podría ver la Fórmula 1 por la televisión que la tuviese contratada, como es el caso de España. Por lo tanto, hasta el 2023 la Fórmula 1 se verá, de forma exclusiva, en Movistar.

La Fórmula 1 también está bajo presión para buscar nuevos ingresos después de las pérdidas inducidas por el coronavirus en el 2020. El grupo sufrió pérdidas de explotación de 363 millones de dólares en los primeros nueve meses del año, debido a la reducción del pago del canon de los promotores de las carreras.

Liberty Media, el grupo estadounidense que adquirió el deporte por 8.000 millones de dólares hace cuatro años, se vio obligado a inyectar 1.400 millones de dólares en efectivo en la F1 en abril, suspendiendo a la mitad de su plantilla y acordando con los ejecutivos recortes salariales para capear la pandemia.

Chase Carey