Los mejores momentos de Sergio Pérez antes de su... ¿adiós a la F1?

¿Será la de este domingo la última carrera de Sergio Pérez en la Fórmula 1? El mexicano ha demostrado que no debería ser así pero, por si acaso, vamos a recordar los mejores momentos de Sergio Pérez desde su debut en el 2011.

Sergio Pérez

Seguimos sin saber si Sergio Pérez estará en la Fórmula 1 el año que viene. El piloto mexicano sigue esperando la decisión de Red Bull y lo hace presionando dónde se debe presionar: en la pista. El de Guadalajara ganó la última carrera contra todo pronóstico y pone contra las cuerdas a un Albon que está haciendo un final de temporada malísimo.

Si Sergio Pérez no fuese piloto oficial el año que viene, rompería con una racha de 9 años seguidos como conductor en la máxima categoría del automovilismo. El mexicano debutó en el 2011 con 21 años, en la escudería Sauber. Mismo año en que ingresó en la academia de jóvenes pilotos de Ferrari.

Sauber, debut e irrupción

Kamui Kobayashi fue el primer compañero de Sergio Pérez en la Fórmula 1. El piloto japonés había debutado en el 2009 durante una carrera pero fue en la temporada siguiente cuando debutó como piloto oficial. Kobayashi, un talento desperdiciado en la Fórmula 1 pero que ha brillado fuera de ella, ganó a Pérez en su primera temporada. El mexicano terminó la temporada 16º, con 14 puntos.

Quizás lo más destacado de Pérez en ese año fue su grave accidente en Mónaco. El piloto mexicano se perdió las dos carreras siguiente, cediéndole su asiento al catalán Pedro Martínez de la Rosa. Pérez hizo a final de año una prueba con Ferrari y se le vinculó a ellos de cara al 2013.

Sin duda, la temporada 2012 fue una de las mejores de la historia. En un campeonato disputado hasta la última carrera por varios pilotos, Sergio Pérez fue uno de los protagonistas. El mexicano, en su segunda temporada en la Fórmula 1, consiguió nada más, y nada menos, que tres podios. Pérez finalizó la temporada 10º, con 66 puntos, un buen resultado teniendo en cuenta que el coche no era ninguna maravilla.

Pérez encendió todas las alertas en los equipos grandes, especialmente en Ferrari. Los italianos tenían que decidir entre Felipe Massa y el mexicano para el año siguiente y alargaron tanto la decisión que Sergio Pérez se adelantó. Y el mexicano tomó una de las peores decisiones de su carrera deportiva.

McLaren, su peor año

Sergio Pérez llegó a McLaren con la clara intención de ser campeón del mundo. Pero el fichaje del mexicano coincidió con el derrumbe de la escudería inglesa. En su única temporada en McLaren, Sergio Pérez terminó 11º con 49 puntos, y fue batido por su compañero de equipo, Jenson Button.

Pérez no se adaptó bien a un mal McLaren y la prensa inglesa cargó fuertemente contra él. Muchas voces de fuera de las islas apuntaron al racismo de los medios ingleses, que años antes también habían tirado con flecha a Fernando Alonso. Sin embargo, Sergio Pérez decidió no hacer sangre respecto a ese tema y se fue de la escudería inglesa ese año, fichando por Force India para el 2014.

Force India, su casa hasta hoy

Nico Hülkenberg sería la compañía de Sergio Pérez en el nuevo Force India. Un equipo muy fuerte que consiguió el segundo podio de su historia en la 3º carrera del campeonato, en Baréin. El mexicano fue superado ampliamente por su compañero de equipo esa temporada, la 2014, terminando 10º en el Mundial a 37 puntos de Nico.

En el 2015, Pérez le dio la vuelta a la tortilla y superó por 20 puntos a Hülkenberg, en idénticas posiciones en la tabla. Pérez de nuevo se subió al podio, esta vez en Rusia, con un buen 3º puesto. El mexicano ya era famoso de sobra por una buena gestión de los neumáticos que en ocasiones como esta le llevaba al podio.

El mexicano hizo otra gran temporada en el 2016. Por primera vez, superó los 100 puntos, terminando con 101 puntos en el campeonato y en una gran 7º posición. Dos podios avalan su temporada, dos terceros puestos y uno de ellos tan especial como el podio en Mónaco, que le devolvía la suerte que le quitó en su primer año en la Fórmula 1.

Tras ser ganado dos años seguidos por Checo, Nico Hülkenberg salió de Force India rumbo a Renault en el 2017 y el nuevo compañero de Checo fue Esteban Ocon. Además, BWT llegó a la Fórmula 1 y disfrazó el coche de rosa, una decoración que se mantiene hasta hoy.

La nueva pareja no funcionó tan bien como la anterior y tuvieron más de un roce, con choques incluidos. No obstante, Pérez fue capaz de llegar a las 100 puntos y terminar de nuevo 7º en el Mundial de Pilotos, convertido ya en el líder indiscutible del equipo. Pocos en el paddock dudaban ya de que Checo era uno de los mejores de la parrilla.

2018, el año en que Checo salvó un equipo

El 2018 fue muy duro para Force India, tanto que derivó en su desaparición. El equipo pasaba por problemas económicos gravísimos, al punto de que su presencia en algunas carreras estuvo muy en duda. Aún así, Sergio Pérez se subió de nuevo al podio en un coche que no daba para eso, en el Gran Premio de Azerbaiyán.

Y ahí fue cuando Checo Pérez salvó a un equipo de desaparecer de la ruina. El mexicano, junto a otros miembros del equipo, emprendió acciones legales contra el propio equipo para que pudiera entrar en el concurso de acreedores y así evitar su desaparición y el despedido de más de 400 trabajadores.

Checo Pérez
Sergio Pérez

Lawrence Stroll adquirió el equipo y a partir del 2019 se llamó Racing Point, cambiando a Esteban Ocon por su hijo, Lance Stroll. Este año no pudo pisar el podio Checo, pero si que ganó ampliamente a su compañero de equipo. Pérez finalizó 10º, con 52 puntos, frente a la 15º posición de Stroll, con 21.

Y en el 2019... pues ya lo sabemos. La pandemia, Vettel que se va de Ferrari, Sainz que se va a Maranello, Ricciardo en McLaren, Alonso en Renault... y Checo sin equipo. De momento, porque todos aguardamos a que Red Bull se decida por fin... y ojalá sea con Checo en su escudería en el 2021.