Cuando Honda anunció su retirada de la F1 tras la temporada 2021, le surgió a Red Bull el problema de conseguir un nuevo proveedor de motores. El plan A con el que cuenta la escudería austríaca es desarrollar ellos mismos el motor japonés. Para que esto sea viable deberían apostar por un congelamiento del desarrollo del motor.

ISTANBUL, TURKEY - NOVEMBER 13: Max Verstappen of the Netherlands driving the (33) Aston Martin Red Bull Racing RB16 during practice ahead of the F1 Grand Prix of Turkey at Intercity Istanbul Park on November 13, 2020 in Istanbul, Turkey. (Photo by Ozan Kose-Pool/Getty Images) // Getty Images / Red Bull Content Pool // SI202011130234 // Usage for editorial use only //

En su primer momento Mercedes aceptó la idea y dijo que estaba a favor de votar a favor esta propuesta en muestra de apoyo al equipo Red Bull. Pero Ferrari y Renault se negaron de plano a esta idea ya que ambos equipos dejaron claro que dicho congelamiento le permitía a Mercedes mantener la ventaja en pista y evitaba que sus motores se acercaran al alemán.

Ahora según publica Auto Motor und Sport, estas escuderías han puesto condiciones y el congelamiento podría llevarse a cabo. Estas condiciones harían que el congelamiento en el desarrollo del motor entraría en vigor en 2022 y no en la próxima temporada.

Al comenzar a utilizar combustible E10 en 2022, en lugar del E5 los motores deben ajustarse y dicho ajuste se llevará a cabo durante 2021. Se adelantaría la entrada de las nuevas regulaciones del motor para 2025, cuando se había planteado como fecha límite: 2026. Para esa fecha el motor eléctrico debe contribuir con el 60% de la potencia total y los combustibles sin CO2 deben esperar hasta 2025 para entrar en escena en la F1.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.