Otro más. Lewis Hamilton ya tiene su séptimo título de campeonato de pilotos de la Fórmula 1, y esta vez, más fácil que nunca. La temporada 2020 de Fórmula 1 ha sido, de nuevo, un fiasco en la lucha por el título.

Lewis Hamilton

Dicen que la excepción confirma la regla, y la de hoy ha sido esa excepción del año. En la primera carrera del año que Mercedes no ha conseguido la pole, Hamilton ha hecho su mejor carrera del año. Por contra, Bottas ha hecho su peor carrera del año. Pero la carrera de hoy no nos ciegue: Hamilton este año ha estado solo en la lucha por el título.

De Hamilton este año hemos hablado más por su lucha contra el racismo que por lo que hace en la pista. Al inglés este año solo le hemos visto en la señal de televisión los sábados y tras alguna que otra sanción los domingos. Pero la vida habitual de Hamilton este año ha sido salir desde la pole y tirar sin rival hacia la victoria. Y, cuando no ha salido desde la pole, Bottas y la buena suerte se han encargado de ponerlo en el primer lugar.

El dominio de Mercedes, que el resto de equipos deberían mirar de reojo con vergüenza, reduce a dos los pilotos que pueden ganar el Mundial de F1: Lewis Hamilton y Valtteri Bottas. Pilotos como Max Verstappen, Daniel Ricciardo, Charles Leclerc o Carlos Sainz no pueden soñar con ser campeón del mundo mientras la máquina alemana siga rodando a este nivel. Pero la realidad es que, viendo las carreras, con Bottas no podemos contar.

El 2020 de Bottas es para revisarlo. Durante la primera mitad del campeonato el finlandés ha sido un cero a la izquierda. Nadie, ni el fan más acérrimo del finés, podía creer en serio que el segundo piloto de Mercedes podría poner nervioso al primero. Desde la tercera o cuarta carrera todos sabíamos que pasaría lo que ha pasado: que Hamilton ganaría este Mundial.

Lo grave no es que el Mundial de este año lo haya ganado Hamilton. Lo grave no es que este año no haya tenido rival. Lo grave no es que vayan ya varios años así. Lo grave, de verdad, es que la mayoría de los que siguen la F1 ya saben que el año que viene ganará el Mundial de nuevo. Nadie, o casi nadie, confía en Bottas.

¿Ganar un Mundial siempre tiene mérito? Pues sí, tiene su mérito, pero hay Mundiales y Mundiales. No es lo mismo el Mundial que Hamilton le ganó a Massa en la última curva que este Mundial que, desde la tercera carrera, era suyo. Digamos que el de Massa tuvo un punto más de dificultad. El mismo Verstappen lo ha dicho recientemente: "el 90% de la parrilla ganaría con este coche".

Ojalá en el futuro, un futuro más lejano del 2021, veamos una lucha más cerrada de Hamilton contra otros pilotos de su nivel y podamos ver el nivel real del inglés. Porque ahora mismo, no lo duden, Hamilton está rindiendo a un 50% de su capacidad. Y es que, sin una competencia real durante tanto tiempo, nadie puede saber cuál es el nivel real de Hamilton a día de hoy.

Felicidades Hamilton. Por el Mundial del 2020 y por el Mundial del 2021. Y ánimo, aficionados, que ya queda menos para ver a dos pilotos luchando por un Mundial de Pilotos.

Lewis Hamilton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.