Cómo era de esperar, Lewis Hamilton ha conseguido su séptimo título del Mundial de Pilotos de la Fórmula 1 de su carrera. Pero lo importante hoy es la auténtica locura que hemos vivido y en la que el inglés ha hecho su mejor carrera de los últimos años para conseguir una victoria histórica.

Con la pista mojada por una lluvia caída poco antes de la carrera, ya vimos algunos sustos en las vueltas de instalación. Antonio Giovinazzi o George Russell probaron los muros del circuito avisando de lo que iba a ser la carrera. Inicio de carrera con los neumáticos de lluvia y, como era de esperar, la primera vuelta fue una locura.

Verstappen se quedaba en la salida y los Racing Point tiraban para hacer hueco. Sebastian Vettel aparecía de la nada y se ponía tercero, al igual que Carlos Sainz que, saliendo 15º, estaba el 9º en las primeras curvas. Buenas salidas que constataban con la de Bottas, que en la primera curva ya se encontraba al fondo de la parrilla, con lo que Hamilton era campeón.

Verstappen empezaba en ese momento su carrera más loca. El holandés estaba cuarto, detrás de Vettel, y atacaba al alemán con insistencia. Leclerc, a diferencia de su compañero de equipo, se hundía en la parrilla y las opciones de acabar arriba parecían muy remotas para el monegasco.

Hamilton, por su parte, sufría con los neumáticos y, aunque había salido bien, empezaba a perder posiciones en la parrilla. Al mismo tiempo, muchos empezaban a pensar ya en el neumático intermedio, ya que con el paso de los coches la pista empezaba a secarse. Leclerc fue el primero en montar las ruedas verdes.

Con la pista cada vez más seca, los pilotos empezaron a parar y, de repente, Hamilton se encontró detrás de Vettel. El alemán se defendió con uñas y dientes y consiguió para al campeón del mundo detrás. Hamilton, que veía imposible adelantar, se retrasó y empezó a guardar ruedas para el final. Al mismo tiempo, un Albon fuera de si adelantó a Hamilton y Vettel para ponerse cuarto.

Verstappen mejoraba su ritmo a medida que la pista se iba secando y los Racing Point en cambio iban yendo cada vez más lento. Y el que tuvo que aguantar al holandés primero fue Sergio Pérez, que rodaba segundo. El mexicano demostró su calidad y fue capaz de igualar a Max, para desesperación del holandés. Finalmente, el piloto de Red Bull acabó desesperándose y trompeó a una velocidad muy alta detrás de Pérez, teniendo que entrar a boxes inmediatamente.

Momento cumbre de la carrera, ya que los pilotos empezaban a parar por unos neumáticos de lluvia muy desgastados y otros habían conseguido guardar las ruedas mejor para aguantar unas vueltas más. Entre ellos estaba Carlos Sainz, que consiguió adelantar a Daniel Ricciardo antes de que el australiano tuviese que entrar a boxes.

El otro McLaren, el de Norris, también recuperaba posiciones desde el fondo de la parrilla. El inglés fue capaz de adelantar a Russell y Magnussen en pocas vueltas para ponerse 10º. Al final de la carrera, Norris fue capaz de adelantar a Ricciardo y Stroll para anotar unos importantes puntos en el Mundial de Constructores al terminar 8º.

En la vuelta 34, llegó el error de Albon. El tailandés, que no podía fallar, falló. Trompeó y con ello abrió la puerta del podio a Lewis Hamilton. Y el inglés no solo quería el podio, sino también la victoria. Iba más rápido que los Racing Point y los coches rosas se empezaron a poner nerviosos.

En la vuelta 36 pararon a Stroll, cada vez con unas ruedas más gastadas. El canadiense había hecho un buen primer tercio de carrera, pero a partir de ahí todo empezó a ir mal. El piloto de Racing Point se puso nervioso y empezó a trompear y a salirse casi en cada curva. Finalmente, el hombre de la pole terminó en una hiriente 9º posición. Tan solo Bottas ha salido hoy más humillado de la carrera, con un 14º puesto humillante.

En la vuelta 37, Hamilton pasó a Checo sin problemas. El mexicano iba sin neumáticos, pero consiguió aguantar con esas ruedas ya hasta el final, en una gesta típica de Sergio Pérez. Hamiton empezó a tirar y tirar, y la victoria ya era suya.

Vueltas más tardes, los Ferrari, con un gran ritmo hoy, dieron el vuelco al podio. Estaban por detrás de Stroll y Albon, pero con mucho más ritmo, y adelantaron a los dos pilotos en la vuelta 40, poniéndose Vettel 4º y Albon 5º, y tirando hacia un Verstappen con los neumáticos en las lonas. Vettel iba con los neumáticos muy gastados y Leclerc le adelantó fácil una vuelta después.

Una vuelta después, en la 42, Carlos Sainz que iba volando adelantaba a Lance Stroll, para ponerse 7º. En esas, Verstappen en las lonas paraba y salía por detrás de Sainz, dejando al español 6º. En la vuelta 44, Sainz adelantaba a Albon, poniéndose 5º. El español aguantó a Verstappen como un maestro de la defensa y fue capaz de mantener una 5º posición excelente.

Para el final todos estaban pendientes de una lluvia que amenazaba con caer. Checo Pérez, con unas ruedas que estaban a punto de estallar, se venía abajo y los dos Ferrari llegaban. Al mismo tiempo, un inspirado Carlos Sainz se pega a los coches italianos. Al español le faltaban vueltas para luchar por el podio.

Verstappen por su parte trompeaba de nuevo, pero aún así era capaz de superar a su compañero de equipo, que da otro paso para abandonar su asiento en Red Bull. Max tendrá que analizar su carrera, porque ha vuelto a ser el Max de 18 años que tanto revuelo causó.

Lewis Hamilton ganó la carrera y se coronó de nuevo campeón del mundo en una última vuelta loquísima. Leclerc hacía buena cuenta de Pérez y se ponía segundo a falta de unas pocas curvas. Sin embargo, el monegasco se pasaba de frenada antes de la chicane del final y no solo perdía posición con el mexicano, sino también con su compañero de equipo, que volvía al podio mucho tiempo después. Y puede dar las gracias el piloto de Ferrari, porque solo un trallazo al entrar en la línea de meta impidió a Carlos Sainz adelantarle.

Carrera histórica en la que Hamilton se ha coronado campeón del mundo. Al final, los mejores pilotos han dado la cara y se han colocado delante. Carrerón de los cinco primeros, los cinco han estado de diez. Muy mal Bottas y los Red Bull, que tendrán que replantearse cosas.

Próxima parada Baréin, con cosas por decidir todavía. En Mercedes está todo dicho, pero ojo a la tercera posición del Mundial de Constructores porque las espadas están muy afiladas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.