Un chino se come un murciélago... y Lance Stroll consigue la primera pole de su carrera deportiva en la Fórmula 1. En una clasificación loca, el canadiense ha conseguido ser el más rápido del día y mañana saldrá primero.

Locura total. Así podríamos definir la clasificación del Gran Premio de Turquía 2020. La lluvia y un asfalto fabricado en hielo han propiciado que los resultados sean indescifrables y mucho más fruto del azar que del talento. Es por ello que hoy los Mercedes no han sido los protagonistas del día.

Banderas rojas en la Q1

La Q1 arrancaba con pista mojada y con la lluvia haciéndose más fuerte a medida que pasaban los minutos. Bajo esta lluvia, el único que fue capaz de poner una vuelta decente fue Esteban Ocon, aunque su vuelta fue un desfile constante por la cuerda floja. La lluvia arreciaba y dirección de carrera decidía no arriesgar y ponía la bandera roja.

Una bandera roja porque de momento no habíamos visto nada peligroso en pista. Para colmo, se alargó más de lo necesario y los equipos empezaron a pensar en los neumáticos intermedios. En ese momento, Charles Leclerc, uno de los favoritos para la pole, estaba eliminado.

Con el semáforo en verde, Grosjean hizo de las suyas pasados unos minutos y se quedó clavado en la grava. El francés provocó una nueva bandera roja porque la grúa tenía que retirar su coche. Y los nervios ya estaban a flor de piel, porque a falta de 3 minutos, muchos ilustres estaban eliminados o en la cuerda floja.

Por suerte para ellos, la pista se seguía secando y fueron capaces de mejorar. Leclerc y Gasly consiguieron mejorar y metieron en la eliminación a los de siempre. Magnussen, Kvyat, Russell, Grosjean y Latifi fueron los primeros eliminados del día.

Eliminados ilustres en Q2

Con una pista más seca, la duda en Q2 era si salir con intermedios o extremos. Algunos arriesgaron con los intermedios, como los McLaren, y se equivocaron completamente. La pista todavía estaba para extremos y provocó la eliminatoria más ilustre de cuantas hayamos vivido este año.

Norris, Vettel, Sainz, Leclerc y Gasly. Esos son los nombres de los eliminados en la Q2. Dos McLaren, dos Ferrari (entre ellos un candidato para la pole) y uno de los mejores pilotos del año. La incapacidad para calentar neumáticos de estos pilotos provocó que se quedaran a mucha distancia de sus competidores. También provocó, con los huecos que dejaron, que los Alfa Romeo metiesen a sus dos coches en la Q3.

Locura turca en la Q3

Y en la Q3, locura total. El único candidato era Verstappen, que en su primera vuelta le sacó cuatro segundos a todos... hasta que llegó Sergio Pérez. El mexicano, con intermedios, demostró que era la rueda buena en ese momento y se ponía en la pole provisional.

Todos entraron a cambiar neumáticos para poner el intermedio, pero entonces llegó el drama. Los equipos se dieron cuenta de lo complicado que era calentar ese neumático y que no había tiempo suficiente. Mientras tanto, Stroll se había puesto segundo y Racing Point tenía la primera línea de parrilla.

Los Merces no hacían acto de presencia, y tan solo Hamilton pudo rescatar un poco el orgullo para terminar 6º, por delante de Ocon y un enorme Kimi Räikkönen. El finlandés saldrá 8º, por delante de Bottas que, no olvidemos, está "luchando" por el Mundial de Pilotos.

Verstappen, con muchos problemas, fue incapaz de mejorar la vuelta más rápida. Y la sorpresa es que está vuelta rápida ya no era del Racing Point de Checo, sino del Racing Point de Stroll. Pérez trompeó en su última vuelta rápida y no fue capaz de llevarse una pole que tenía en la mano.

Lance Stroll consiguió la pole en una clasificación loca. La primera pole de un canadiense desde 1997, en Jerez, conseguida por Jacques Villeneuve. Ojo a la carrera mañana porque, aunque no llueva, nos vamos a divertir. Este reasfaltado es una locura y tenemos dudas hasta de que Hamilton pueda ser campeón del mundo mañana. ¡No se lo pierdan!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.