Tras las declaraciones que hacía Lance Stroll en su cuenta de Twitter, se ha podido conocer que la causa por la que no pudo correr en el gran premio de Eifel hace dos semanas era porque padecía síntomas de COVID-19. Estas declaraciones han hecho saltar todas las alarmas dentro de la F1 porque al parecer la FIA no tenía constancia del positivo de Lance.

Lance Stroll, Racing Point in the press conference

En su tweet reconoció que tras los síntomas padecidos durante el Viernes y el Sábado en el último gran premio, celebrado en Nurburgring, se realizó la prueba PCR y dio positivo. Sin embargo, durante la celebración del gran premio de Eifel, Racing Point no reconoció que podría tratarse de coronavirus y alegaron que simplemente se trataba de dolores de estómago. 

El protocolo de la FIA establece que aquellos que ingresan en el paddock han de pasar con resultado negativo las pruebas de PCR el martes previo a un fin de semana de carrera, por lo que si cualquier integrante de un equipo presenta síntomas una vez realizada la prueba del martes, será el equipo quien se lo comunique a la FIA, y en consecuencia activar el protocolo para poner en cuarentena a las personas que hayan tenido contacto directo con el positivo.

Sobre todo esto, el jefe de equipo de Racing Point Otmar Szafnauer, ha declarado que no se comunicó a la FIA ya que el médico privado de Lance afirmó que los síntomas que decía padecer no se trataban con los habituales de COVID. “Tenía dolor estomacal desde el gran premio de Rusia y aquí presentaba los mismos síntomas, Lance llamó a su médico y parecía tratarse de lo mismo”, explicó Szafnauer.

Las malas lenguas rumorean que Racing Point no comunicó a la FIA que Stroll podría haberse contagiado por coronavirus para evitar poner en cuarentena al equipo de trabajo de Lance y dejar fuera de la carrera a uno de los coches. Por lo que parece, ahora Lance está bien y correrá este fin de semana en Portimao, pero sin embargo llama la atención que una entidad como la FIA deje a terceros la responsabilidad en un tema tan delicado y complejo como es la gestión de la pandemia en cada fin de semana.

A día de hoy, en plena segunda ola de contagios en toda Europa, un rebrote dentro del paddock podría paralizar por completo el mundial y dejarnos de nuevo sin carreras, por lo que es responsabilidad tanto de los equipos como de la FIA, pero especialmente de la FIA, llevar a cabo unos exhaustivos controles dentro y fuera de los circuitos.

De todo esto Racing Point solo se llevará una advertencia, al igual que se llevaron Charles Leclerc por regresar a su casa en Mónaco tras la doble carrera en Austria, y Sebastian Vettel por mezclarse fuera de la burbuja de su equipo cuando se reunió con Helmut Marko y Christian Horner en el paddock del gran premio de Spielberg.

La FIA ha modificado ligeramente su protocolo de contención de la pandemia para el GP de Portugal, haciendo que cualquiera que quiera entrar en el paddock tenga que haber dado negativo en la prueba al menos 24 horas antes de poder entrar. Aún así esto no solucionaría un posible caso como el ocurrido con Stroll.

Pierre Gasly, AlphaTauri, 1st position, and Lance Stroll, Racing Point, 3rd position, celebrate on the podium with their trophies

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.