La escudería Alfa Romeo tuvo un día de mucho trabajo en los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de Portugal 2020, que se estrena en el calendario en un nuevo circuito, el de Portimâo. Durante la primera toma de contacto, Kimi Räikkönen se las apañó para colocar su monoplaza dentro de las diez primeras posiciones.

Räikkönen en Portimâo | Foto: Alfa Romeo

El finlandés se mostró contento con una pista que, tras completar casi 70 vueltas, califica como "divertida". "Estaba muy resbaladizo ahí fuera, pero una vez que las condiciones mejoren, esta debería ser una pista muy bonita para conducir. Es un trazado divertido, aunque honestamente esperaba que fuera un poco más difícil antes del fin de semana. La falta de agarre fue un problema, pero estoy seguro de que los demás tampoco estaban muy contentos".

"La pista evolucionará y encontraremos algo para aumentar el agarre, las condiciones ya eran mejores en los FP2, aunque terminamos perdiendo mucho tiempo con las banderas rojas. Veremos qué pasos podemos dar esta noche para estar en buena forma para mañana", dijo.

Por su parte, Antonio Giovinazzi quedó en ambas sesiones en la parte final de la parrilla. Para él no era su primera vez, pues ya estuvo con un F3. "Ir por aquí en un coche de Fórmula 1 es una experiencia completamente diferente. Es un trazado muy bonito, con crestas ciegas y curvas desafiantes, muy divertido de conducir. La pista estaba muy verde y los niveles de agarre muy bajos, lo que hizo especialmente la sesión de la mañana bastante difícil".

El italiano se lamentó de las banderas rojas que complicaron el trabajo por la tarde. "Interrumpió nuestro programa al detener nuestras tandas con poco combustible, así que no nos pusimos a trabajar: sólo veremos mañana cuál es realmente nuestro nivel".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.