Christian Horner no se cierra las puertas a una posible reconciliación con Renault para que los franceses motoricen a los austríacos a partir del 2022. Según Horner, Renault es otra desde hace dos años.

hristian Horner

"Renault ha cambiado desde que nos separamos", así de contundente se ha mostrado Horner al ser preguntado sobre si la unión de nuevo con Renault es imposible. El austríaco ha asegurado que los franceses han mejorado desde que Red Bull no es cliente suyo.

"El nuevo director ejecutivo ha traído una bocanada de aire fresco y cambios. Están avanzando", ha dicho Horner. En Red Bull andan trabajando para encontrar el motor del 2022 y no se cierran ninguna puerta.

Horner, en cambio, sí que ve más difícil un nuevo motorista como Porsche: "Los costes para la puesta en marcha de un fabricante nuevo con la normativa que tenemos ahora son demasiado altos. Por lo tanto, no habrá un fabricante nuevo hasta que haya un motor nuevo. La FIA y Liberty deberían de tenerlo bajo control, hicieron un buen trabajo con el chasis y ahora necesitamos motores homologados y un techo presupuestario para las unidades de potencia también", ha afirmado el británico para cerrar".

Horner quiere acelerar la decisión para poder preparar el coche del 2022: "Necesitamos tenerlo claro antes de que acabe el año. Está claro que mantenemos nuestras opciones abiertas, pero para nosotros es muy importante tener la potencia suficiente para poder luchar con Mercedes en los años venideros". Horner señaló claramente, para finalizar, quien debe dar la última palabra acerca del motor: "Mateschitz será el que decidirá".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.