Aston Martin, la escudería que sustituirá a Racing Point la temporada que viene, viene para quedarse. La nueva escudería terminará su nueva megafábrica para mediados del año que viene.

Lawrence Stroll, propietario de Racing Point

La actual Racing Point sigue definiendo su futuro. El capital que está entrando en la escudería le permite conseguir cosas que el resto de escuderías ahora no pueden sino soñar con ello. El siguiente movimiento ha sido la construcción de una gran fábrica que se abrirá a los trabajadores el año que viene.

Aston Martin, BWT y Lawrence Stroll significan mucho dinero entrando en una escudería que bajo el nombre de Force India le bastaba con sobrevivir en la categoría. "Hemos aumentado el equipo en un 25% en dos años", ha dicho recientemente Otmar Szafnauer, el jefe del equipo.

También construiremos un nuevo simulador, aunque el que tenemos ahora no está desactualizado”, explicó Szafnauer. "Hay unas mil pequeñas cosas que harán que el coche sea más rápido. Eso me da grandes esperanzas para el futuro. Mejoraremos", concluyó el rumano.

La escudería también está haciendo todo lo posible para ampliar el talento en su equipo. Tras el fichaje de Sebastian Vettel, ahora la esperanza del dueño del equipo no es otra que fichar a Adrian Newey. Sin embargo, el inglés no ha dado ningún motivo para pensar que podría dejar la escudería dónde ha conseguido tanto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.