Sebastian Vettel desveló durante el GP de la Toscana un deseo que no pudo hacer realidad. Aunque parezca mentira, el problema fue el precio de su capricho.

Mick Schumacher

Antes de la celebración del GP de la Toscana, Mick Schumacher tuvo el placer de dar unas vueltas por Mugello con el F2004, el coche con el que su padre consiguió su último título mundial. A la espectacularidad de las imágenes se sumó la emotividad del gesto.

Sebastian Vettel se asomó para echarle un vistazo al monoplaza y fue entrevistado por su excompañero y rival en pista, Mark Webber sobre el asunto:

Vettel: "Este es mi coche favorito. ¿Corriste este coche?"

Webber: "Creo que choqué con este coche una vez en Turquía con Michael, no estaba muy contento conmigo. Pero cuando veo ese coche sólo pienso en el rendimiento puro, y Michael en la parte superior de las cosas, por supuesto. Fueron tiempos extraordinarios, ¿no?"

Vettel: "Estaba diciendo, si miras nuestros coches, nuestros coches son mucho más grandes hoy en día. Obviamente tenemos mucha más carga aerodinámica, pero este coche es 160-170 kg más ligero que el nuestro, una gran diferencia"

Webber: "Has estado añadiendo a tu colección recientemente. ¿Tienes algún coche de esta generación?"

Vettel: "No, estaba ese, no ese exacto, pero el mismo año a la venta, pero era demasiado caro."

Webber: "¡Vamos Seb!"

Vettel: "¡Estaba! Es un coche increíble. Lo oirás más tarde"

Charles Leclerc también habló sobre el F2004: "Tuve la oportunidad de conducir una vez el coche de 2003, nunca el de 2004, pero espero que en el futuro tenga la oportunidad de conducir uno de esos".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.