El circuito internacional del Algarve, que acogerá el Gran Premio de Portugal, acogerá público en las gradas. El circuito espera recibir 45.000 aficionados en sus instalaciones cada día.

Fuente: F1

Miguel Praia, director comercial y de eventos de Portimão, dijo que ha habido un gran interés desde que se hizo evidente que el GP estaría abierto a los espectadores. "La Fórmula 1 es tan popular en Portugal y los aficionados están muy ansiosos por asistir al evento ya que la F1 regresa a nuestro país", dijo el portugués.

"En este momento ya hemos vendido más de 30.000 asientos y el 95% de nuestros palcos corporativos están agotados. Ahora que las vacaciones de verano han terminado, esperamos que las ventas se recuperen con un último impulso". Portimão tiene capacidad para 90.000 asientos de tribuna, pero tras el acuerdo con el gobierno sólo la mitad de ellos serán ocupados para el fin de semana de Portimao.

"Sabemos que por el momento es una oportunidad única, sin embargo, haremos todo lo posible para que sea un evento muy especial para que los equipos, los patrocinadores, los organizadores y los aficionados disfruten de nuestras instalaciones y disfruten del Algarve", dijo.

Praia añadió que las anteriores esperanzas de Portimao de celebrar una carrera de F1 se han visto frustradas simplemente por la enorme cantidad de dinero que se pide a los anfitriones: "Hemos estado en contacto con F1 antes de organizar un Gran Premio, pero para ser honesto, la tarifa para dar la bienvenida a la F1 fue un freno para nosotros".

Todos los espectadores serán sometidos a pruebas de temperatura en su camino al circuito y tendrán que llevar máscaras, y deberán permanecer en su asiento designado. En el caso de España, el gobierno portugués elevó el nivel de peligrosidad en las últimas semanas y no se descarta que se cierre la frontera en las próximas semanas, por lo que sería complicado asistir pese a la proximidad geográfica.