El Rallye Mont-Blanc Morzine ha dejado claro que el Alpine A110 es un firme candidato a liderar la categoría R-GT, e incluso puede luchar por cotas mayores.

El Campeonato de Francia de Rallyes de Asfalto ha disputado este fin de semana su segunda cita de la temporada, reactivándose la competición tras meses de parón por el COVID-19. Una vuelta a la competición con motivo del Rallye Mont-Blanc Morzine en el que la sorpresa ha llegado dentro de la categoría R-GT, en la que los Alpine A110 se han batido en solitario pero han dado mucho de que hablar en la general de la prueba. La firma francesa consigue así su primer podio con su último modelo de carreras clientes.

Después de que varios Alpine A110 R-GT estuvieran presentes en el Rallye Le Touquet, hasta ocho unidades se desplazaron hasta la localidad de Morzine el pasado fin de semana. Emmanuel Guigou, Francois Delecour, Cédric Robert, Laurent Pellier, Fabrice Bect, Jean-Luc Roché, Yannick Panagiotis y Michel Bonfils fueron los encargados de representar a la marca de Dieppe a lo largo de los 175 kilómetros de la cita gala, aunque ya daría que hablar desde el primer tramo.

Guigou era el primero que daba un golpe encima de la mesa y lograba alzarse con el primer scratch de la prueba, batiendo por un segundo al Citroën C3 R5 de Yoann Bonato, piloto que cuenta con gran experiencia a los mandos del modelo de la categoría Rally2 y que incluso cuenta con el apoyo oficial de la marca. Pero no sería el único que se plantaría entre los mejores en la primera especial, Laurent se alzaba con el tercer mejor registro, poniendo medio segundo de por medio con el ex-mundialista Quentin Giordano, armado con un Volkswagen Polo GTi R5.

Y aunque poco a poco las monturas R5 se fueron imponiendo a lo largo de la jornada del viernes, los Alpine aún no habían dicho su última palabra y la dupla formada por Emmanuel Guigou y Alexandre Coria aún se haría con dos scratchs más en los tramos de Alpes du Léman y Bonnevaux. Por su parte, Laurent Pellier y Romain Barthelon, que debutaban en esta prueba con el A110 R-GT, también se llevarían otro scratch en la segunda pasada por La Côte d'Arbroz - Praz de Lys, por delante de otro viejo conocido del Mundial de Rallyes como Quentin Gilbert, y que por tercer año consecutivo se encuentra disputando el campeonato francés a los mandos de un modelo C3 (en este 2020 con un Citroën C3). Además Cédric Robert también se coló en varias ocasiones entre los diez mejores.

Este buen rendimiento de los Alpine A11 R-GT en el Rallye Mont-Blanc ha permitido a Emmanuel Guigou, que durante todos los tramos rodó en el ritmo de cabeza, alzarse con la tercera posición por detrás de los Citroën C3 R5 de Bonato y Gilbert. Una posición muy valiosa para Alpine, que por primera vez como su modelo se cuela entre las tres posiciones en una prueba, después de que a mediados de julio recibieran el visto bueno de la Federación Internacional de Automovilismo y pasaran a formar parte de la lista de modelos autorizados en la categoría FIA R-GT. Un apartado en el que se las tendrán que ver con el Abarth 124 y el Porsche 911.Y aunque los modelos de la categoría Rally2 son superiores en presataciones, este A110 R-GT ya ha demostrado que es capaz de aprovechar cualquier oportunidad para colarse en la parte alta de las clasificaciones.

Por el momento el departamento de carreras cliente del Grupo Renault aún no ha enviado ninguna unidad del Alpine A110 R-GT a España. A principio de temporada si que surgieron algunos rumores que apuntaban a la posibilidad de que Francisco Cima pilotara uno dentro del Nacional de Asfalto, incluso el piloto asistió a una jornada de test en Francia y lo pudo probar, pero poco más se ha sabido hasta ahora.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.