Si 2020 no es el año de Alfa Romeo, Monza no es su circuito y ayer se demostró durante las sesiones de entrenamiento. Los monoplazas de la marca italiana rodaron muy abajo todo el día.

Fuente: Alfa Romeo

Los Alfa, con su motor Ferrari, no tienen en las largas rectas del circuito italiano la velocidad punta necesaria para poder aspirar a la Q2. Algo que era esperado por los integrantes del equipo, desde los pilotos hasta los ingenieros.

Kimi Räikkönen terminó 17º en las dos sesiones de clasificación. El finlandés habló ayer sobre su viernes: "Era un viernes normal por mi parte, aunque al final del día no hice un buen tiempo de vuelta y eso marcó una gran diferencia. Todavía hay trabajo por hacer para mejorar, por supuesto, pero eso no es diferente de nuestros fines de semana habituales. Tenemos que hacer los deberes esta noche y ver dónde nos pone mañana. Creo que la clasificación será una lucha reñida y poner una vuelta perfecta será la clave. Con todo el mundo buscando un rebufo, será caótico, pero tenemos que ver cómo se desarrolla".

Un poco mejor le fue a Antonio Giovinazzi, que pudo escalar hasta la 13º posición en los libres 2 tras acabar los libres 16º. Giovinazzi habló su viernes al término de los entrenamientos: "Fue un día bastante positivo y creo que hicimos algunos progresos. Por supuesto, la clasificación de mañana será una historia totalmente diferente, pero estoy contento con el trabajo que hicimos hoy. Un lugar en la Q2 es mi objetivo y creo que podemos estar a la altura".

"Conseguir un rebufo será importante y es una necesidad para hacer un buen tiempo, pero aún así tienes que hacer el resto de la vuelta. Recuerdo lo que pasó al final de la clasificación el año pasado y espero escenas similares esta vez. Tenemos que manejarlo bien, salir a la pista en el momento adecuado y estar en la posición correcta para aprovecharlo".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.