Fin de semana negro en la historia de Ferrari. Los monoplazas rojos lucharon hoy contra los Alfa Romeo y los Haas, coches motorizados por ellos y que rodaron más rápido durante toda la carrera. Kimi Räikkönen terminó justo por delante de los dos, lo que ahonda en la humillación.

Fuente: Ferrari

Sebastian Vettel, que terminó 13º, fue más duro que su compañero de equipo al declarar al final del día: "No fue una carrera fácil. Terminamos en el mismo lugar en el que empezamos. Intentamos todo con los dos coches, pero fuimos demasiado lentos. Espero que la situación en este circuito no se repita. Creo que esta pista tal vez expuso nuestras debilidades un poco más que otras".

Aún así, Sebastian quizó lanzar un dardo de optimismo antes de abandonar el circuito: "Creo que podemos hacerlo un poco mejor la semana que viene. Debemos trabajar para asegurarnos de tomar todo lo que podamos de este fin de semana, aprender todo lo que hay que aprender y seguir adelante".

Charles Leclerc tuvo una carrera más activa que Vettel, sobre todo en los primeros compases ya que el monegasco salió con el neumático blando. Pero con el paso de las vueltas, el Ferrari fue mostrando su rendimiento real y cayó hasta la 14º posición. "Hoy ha sido un día muy difícil", resumía el piloto de Ferrari.

El piloto habló sobre la primera parte de su carrera: "Tuve una muy buena salida y logré recuperar varias posiciones gracias a un buen remolque hasta la curva 5, pero después de eso las cosas empezaron a empeorar. En primer lugar, perdimos tiempo durante las dos paradas en boxes debido a algunos problemas".

No le fue mucho mejor en la segunda parte, dónde vieron que no tenían ninguna oportunidad de luchar: "Durante la segunda parte, sabíamos que no podíamos hacer ningún milagro, así que, viendo la posición en la que estábamos, con un tren de coches por delante y sin posibilidad de adelantar, decidimos probar algo diferente e ir a por una segunda parada. Es una pena que no funcionara, pero al final, hoy no teníamos el ritmo que necesitábamos".

Al contrario que Vettel, Leclerc espera un duro fin de semana en Monza, con la llegada de la F1 a Italia: "La próxima carrera será difícil para nosotros, pero con suerte desde Mugello, podría mejorar. Tenemos que mantenernos unidos, reaccionar y trabajar duro para volver a donde estábamos antes".

Ferrari

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.