En el anterior fin de semana vimos la cara más débil de Mercedes y vino por la degradación y las altas temperaturas. El Mercedes sufre bajo condiciones de calor porque su monoplaza no es el mejor conservando neumáticos y sus pilotos tampoco lo más finos.

Y encima este fin de semana vienen al peor escenario posible: España en agosto. Los alemanes llegan preocupados, a pesar de que Pirellio traerá su juego de neumáticos más duro. Toto Wolff ha expresado su preocupación respecto a las altas temperaturas, aunque afirma que será un desafío que están dispuestos a abordar:

"Nuestra siguiente parada nos lleva a Barcelona, una pista que conocemos mejor que cualquier otro circuito del calendario. Sin embargo, solemos ir a España para las pruebas de invierno y en primavera para la primera carrera de la temporada europea. Este año, nos enfrentamos al calor de agosto con temperaturas ambientales de 30 grados y más, en cielos claros y soleados. Nuestro rendimiento parece más fuerte en condiciones más frías, así que el calor definitivamente lo hará más desafiante, pero estamos emocionados de volver a la pista y averiguar si hemos dado un paso en la dirección correcta".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.