Si hay un piloto que está demostrando ser la gran revelación de lo que llevamos de temporada, ese es Lando Norris. Analizamos qué ha hecho que el piloto inglés esté revolucionando a rivales y fans.

Pese a que el equipo McLaren se trata de un equipo que está en progresión ascendente, pocos se imaginaban que a estas alturas de campeonato tendrían a uno de sus pilotos en la cuarta posición de la clasificación general. Además, al contrario de lo que cabría esperar, ese piloto no es Carlos Sainz, líder del equipo el año pasado y flamante fichaje de la Scuderia Ferrari, sino un Lando Norris cada vez más correoso y experimentado.

El piloto inglés llegó a la Fórmula 1 el año pasado tras ser subcampeón de la Fórmula 2 en 2018. No realizó excesivas actuaciones brillantes pero sí que hizo gala de una gran regularidad y de una gran templanza a la hora de medir el riesgo, cosa que ha seguido haciendo una vez ha llegado a la Fórmula 1.

Ya el año pasado dio de que hablar. Ya tuvo algunas actuaciones brillantes, como pueden ser la sexta posición que consiguió en Bahréin, la quinta posición en la calificación de Francia, o la carrera de Bélgica, en la que iba también quinto cuando su monoplaza dijo basta en la última vuelta.

Sin embargo, no acabo de encadenar la regularidad de la que hizo gala en 2018 y compaginó actuaciones brillantes con otras más pobres en España, en Japón o en Brasil. También tuvo bastantes más averías y percances que su compañero Sainz, lo que repercutió en la diferencia de puntos entre los dos.

Sin embargo, este año las tornas han cambiado. Es Lando el piloto que está trayendo más puntos a casa mientras que Sainz está sufriendo más para obtener buenos resultados y batir a su compañero. Ahora bien, esta diferencia da la sensación que es mérito de Lando que demérito de Carlos, ya que Sainz está rindiendo a buen nivel también y prueba de ello es su clasificación en el Gran Premio de Estíria, el adelantamiento a Leclerc en Hungría o su actuación en Silverstone hasta el pinchazo.

Ahora bien, pese a que ambos pilotos están rindiendo a un gran nivel, se ve que es Lando quien lleva la delantera tanto en clasificación y en carrera, y es que, además de una velocidad endiablada, Norris tiene una forma de ser y de trabajar un tanto peculiar que hace congeniar a la perfección con sus ingenieros y mecánicos:

A diferencia de otros pilotos de su generación, Norris no es el típico piloto que deja que su éxito precoz se le suba a la cabeza y, probablemente, no le veremos en fiestas o en ambientes de lujo rodeado de celebrities y alcohol. Norris prefiere aprovechar su tiempo libre en ayudar a sus mecánicos a montar o desmontar el coche o a entender cada uno de los parámetros de su monoplaza, haciendo gala de una camaradería que rara vez veíamos desde los tiempos de Michael Schumacher en Ferrari:

"Para los pilotos, la faena que tenemos es casi la más fácil del equipo, nosotros vamos, conducimos y allí acaba nuestra faena. Sin embargo, hay miembros del equipo que están horas y horas preparando nuestros coches para que podamos obtener el mejor resultado posible. Fruto de su trabajo también hemos conseguido muchos puntos, con lo que lo mínimo que puedo hacer, y más este año con todas las carreras seguidas, es ayudarles en su tarea de desmontar para que ellos también puedan irse lo antes posible a casa. Quiero que estén lo más sanos y alegres posible a lo largo de la temporada", asegura el joven piloto inglés.

Norris a la vez es un piloto muy activo en redes sociales y célebres son sus fotografías con su equipo al final de cada carrera. Sin embargo, al contrario de lo que podría parecer, Norris es un piloto muy consciente de cuál es su trabajo y sus obligaciones como piloto y vive por y para la Fórmula 1. Es por eso que su responsabilidad juntamente con su espíritu de equipo han hecho que esté codeándose no solo con su compañero de equipo, sino con pilotos con, en teoría mejor coche y mayor nivel como Charles Leclerc o Alex Albon.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.