Las exigencias del Principado de Asturias ponen en riesgo la visita del Nacional de Asfalto a Oviedo y la Villa de Llanes, pero la Federación no se rinde.

La vuelta de la competición es todo un hecho en buena parte de la geografía española, poco a poco las carreras están volviendo en todas las comunidades salvo en Asturias. El Principado ha tumbado varias pruebas en el último momento y la Federación de Automovilismo del Principado de Asturias no tira la toalla, y centra sus esfuerzos en las medidas que les permitan controlar al público. La cuenta atrás ha comenzado y tanto el Princesa de Asturias como el Villa de Llanes están en peligro en esta temporada 2020.

Los días previos a la celebración del Rallye de Ourense fue habitual escuchar comentarios acerca de la posible cancelación de la prueba, buena parte de ellos fundamentados en las decisiones que se estaban tomando en la comunidad autónoma vecina. Asturias sufrió dos importantes cancelaciones en sólo un par de días con la suspensión del Rallysprint de Carreño y la Subida Santo Emiliano, decisiones que hacían saltar las alarmas. A priori, todo estaba correcto para que sendas citas se celebraran pero a falta de sólo día para que el Campeonato de Rallysprints se pusiera en marcha, la Consejería de Salud del Principado de Asturias se pronunciaba y la Escudería Candás Competición se quedaba sin los permisos necesarios.

Con el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto puesto en marcha, la duda está ahora en las pruebas que se disputarán a lo largo del año. Está claro que Ourense era el termómetro que abrirá o cerrará la prueba del Rallye de Ferrol, aunque muchos equipos, aficionados y prensa ponían sus miras más allá, a la vuelta de las vacaciones en el mes de septiembre. Y es que en Asturias la situación es cuanto menos incierta.

Es por ello que esta mañana José Ramón Hevia, Responsable de promoción de salud del Principado, ha mantenido una reunión con Carlos Márquez y Luis Molina, presidentes de las federaciones de automovilismo y motoclismo respectivamente. Unas conversaciones en las que se abría puesto al público como el eje central de los problemas para disputar las carreras, tal y como el propio Márquez reconocía posteriormente a la Televisión del Principado de Asturias.

Una vez encontrado el problema, la Federación de Automovilismo del Principado ya centra sus esfuerzos en solventarlo. Carlos Márquez ha afirmado a la televisión autonómica que desde ya se pondrán a trabajar en un nuevo protocolo sanitario que se centrará en el público, haciendo posible la viabilidad de las carreras con el visto bueno del Principado. Aunque la FAPA no contará con mucho tiempo para hacerlo realidad ya que en menos de dos meses el elenco del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto se dará cita en la ciudad de Oviedo y un mes después en la Villa de Llanes. Dos pruebas icónicas del certamen que, de no recibir el O.K. del Principado se caerán del calendario 2020 y provocarán un largo parón en la temporada, hasta la llegada del RallyRACC a finales de octubre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.