José María López y Borja Rozada lograron una luchada victoria en el Rallye de Ourense frente Cohete Suárez y Pin Inglesias en las carreteras ourensanas.

El Campeonato de España de Rallyes de Asfalto ha regresado este fin de semana tras unas largas vacaciones de ocho meses, y la "vuelta a cole" ha sido espectacular. Dos pilotos, dos copilotos y dos marcas han estado en la lucha por la primera posición hasta que un neumático ha tenido que ser el que ha resuelto el fin de semana en favor del Citroën Rallye Team, encabezado por José María López.

Ourense ha recibido al elenco del Nacional de Asfalto con un sol de justicia que ha azotado con fuerza a lo largo del fin de semana, dejando más que clara la elección de los tramos en ese sentido. De este modo la suciedad de las pistas y las trampas a lo largo del recorrido han sido el mayor quebradero de cabeza de los participantes, entre los que empezaron los problemas ya desde la jornada del viernes con salidas de José Luis Peláez o los hermanos Pais. Y la lista se alargaría a lo largo del fin de semana.

A Peroxa y Toén acogieron las primeras cuatro especiales de la prueba en la jornada del sábado, durante las horas matinales, y desde el primer tramo dos pilotos marcaron la diferencia. Cohete Suárez salió enchufado y logró alzarse con tres de las cuatro especiales que se disputaron durante la mañana, dejando a Pepe López la única réplica a sus tiempos en la segunda pasada por Toén, donde recuperaría dos segundos para poner la diferencia entre ambos en 2,6 segundos al mediodía. Una distancia mínima, y es que ambos han estado midiéndose kilómetro a kilómetro, sin ceder en su pugan. Por detrás se los también R5 de Iván y Alberto Monarri, en el caso del gallego sin hacer frente a los dos pilotos de cabeza y con el de SMC Junior Motorsport ganando confianza en su debut con el Citroën C3.

Una mañana muy movida también para los comisarios, que se vieron obligados a terminar neutralizando las dos pasadas de A Peroxa y la primera de Toén por salidas de carretera de Daniel Alonso, Daniel Álvarez, Juan Carlos Castro o Emilio Vázquez, destacando la de este último ya que impactaba contra unos árboles y tanto él como su copiloto tenían que ser evacuados.

Con la llegada de la tarde las altas temperaturas siguieron siendo la tónica general en la provincia termal y Cohete y Pin regresaban a las carreteras con el ritmo ganador que ya habían demostrado por la mañana. La dupla del Recalvi Team arañaba unos segundos en las primeras pasadas por Amoeiro y Carballiño con dos nuevos scratchs, poniendo la diferencia con Pepe en casi siete segundos. Pero la última palabra no estaba dicha y el Citroën C3 R5 aún se guardaba unos segundos en la manga, como bien demostrarían en la segunda pasada por Amoeiro, con scratch de López y liderato, endosándole nueve segundos a su rival.

Con 2,7 segundos entre si, los 15,5 kilómetros de Carballiño eran claves en su segunda pasada, la cual también repartiría los puntos extras al ser el Tramo Cronometrado Plus. Lopez y Rozada salían con el cuchillo entre los dientes y ya en los primeros parciales lograban ganar tiempo con la dupla de Skoda, a la que le deparaba un cruel final de rallye. Cohete sufría un pinchazo en la delantera izquierda de su Fabia R5 y perdía todas sus opciones a la victoria, parando a sustituir el Michelin y viendo como incluso Iván Ares le adelantaba en el propio tramo mientras que él se preparaba para retomar la marcha. Un tramo que dejaba un auténtico baile en las posiciones de podio.

José María López y Borja Rozada han demostrado en Ourense que no se han olvidado de la estrategia que les llevó al bicampeonato en 2019, se mantuvieron durante todo el día y en el momento clave sacaron todo el potencial del Citroën C3 R5. Una actitud más conservadora que la de sus rivales que les permitió llevarse la victoria en el 53º Rallye de Ourense - Ourense Termal con casi un minuto de ventaja sobre Iván Ares y David Vázquez y con dos minutos sobre Alberto Monarri y Alberto Chamorro, que se beneficiaban de los problemas de Cohete para colarse en el podio. El asturiano de Skoda, junto a Pin Iglesias, se quedaban con la miel en los labios después de haber liderado la prueba durante todo el día, con un cuarto puesto al que no se ha podido acercar Iago Caamaño o Javier Pardo, quinto y sexto respectivamente y en el caso del piloto local de Suzuki liderando la categoría Rally2-Kit en el estreno del Swift R4LLY S. Francisco Dorado, Manuel Fernández, José Luis Peláez y Luis Vilariño han completado el top ten de la general; mientras que Álvaro Pérez se ha llevado el gato al agua entre los 2RM con su Peugeot 208 VTi R2.

¿Y la Copa Suzuki Swift? La monomarca de la firma japonesa ha comenzado también en Ourense y el gallego Diego Félix ha dado pocas opciones a sus rivales. Con dos scratchs en los bucles matinales, en los únicos tramos que pudo disputar la copa, logró alzarse con una ventaja que fue administrando a lo largo de todo el día frente a un Miguel García que se quedaba al final del rallye a menos de cuatro segundos; siendo Pablo Pazó el que cerraría el podio a 24,4 segundos del ganador. Por su parte, doblete cántabro en la Copa Suzuki Swift Junior con Aaron Zorrilla y Luis Canales.

La 53ª edición del Rallye de Ourense - Ourense Termal ya es historia, y su paso nos deja sólo el primer capítulo de lo que puede ser una interesante temporada en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. López y Suárez se han reencontrado y el duelo se presenta apasionante, sin olvidar a más protagonistas como Ares, Monarri o Pernía, aunque todo dependerá de como evolucione la situación sanitaria del país. Ourense no sólo ha sido la primera cita, también será el termómetro que nos dará luz verde o un nuevo parón, por lo pronto Ferrol nos espera (si no hay cambios) en un mes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.