Lewis Hamilton no ha dado opción a sus rivales y ha ganado el Gran Premio de Hungría con una autoridad insultante. El inglés no tuvo en peligro su victoria en ningún momento y llegó a doblar hasta el quinto. Hamilton se va con la victoria y el liderato del Mundial debajo del brazo.

Max Verstappen ha finalizado segundo y ha sido elegido piloto del día, aunque el premio de verdad tendría que ser para sus mecánicos. La carrera empezó sobre neumáticos intermedios debido a que había llovido en la hora anterior al arranque. Verstappen, como el resto, buscó en su vuelta de instalación los límites y acabo estrellado contra el muro, rompiendo la suspensión. Sus mecánicos, a falta de 15 minutos obraron el milagro de poner al holandés en pista sin problemas.

Los intermedios duraron poco, pero lo justo para ver una salida con muchos cambios de posición. Bottas casi se saltó la salida y luego no supo reaccionar, perdiendo muchas posiciones. Otro que perdió también muchas posiciones fue Sergio Pérez, en un día en el que se esperaba mucho del mexicano. En el lado contrario, Max Verstappen y Carlos Sainz consiguieron recuperar muchas posiciones, para ponerse segundo y quinto respectivamente.

Los neumáticos intermedios duraron poco tiempo, porque la pista estaba prácticamente seca. De hecho, los Haas se aventuraron a salir desde el pitlane tras comprobar en la vuelta de formación cómo de seca estaba y optar por entrar a poner neumáticos de seco. Le salió bien la jugada, porque las paradas llegaron a partir de la vuelta 3 y ellos se colocaron 4º y 5º. La apuesta les sirvió para conseguir un 9º puesto final valiosisimo a manos de Kevin Magnussen.

Al que le salió fatal esta ronda de paradas fue a Carlos Sainz. McLaren hizo la parada bien, pero con el tráfico en el pitlane el español perdió mucho tiempo y paso de ser quinto a estar fuera de los puntos. Para colmo, Latifi le embistió a la salida del pitlane, en principios sin consecuencias para el español. Todo esto en un día en el que el McLaren no ha funcionado bien, y la prueba es la 13º posición de Lando Norris.

Eso si, Carlos ha dejado uno de los adelantamientos del día con nada más y nada menos que Charles Leclerc. Tras muchas vueltas intentándolo, el español se ha tirado al hueco sabiendo que estaba en juego el último punto del día. 10º posición final para él, en un día para olvidar.

Racing Point no fracasó, pero tampoco enamoró. Lance Stroll no pudo hacer valer su 3º posición de clasificación y acabó 4º, mientras que Pérez acabó 7º. Resultado escaso para un equipo que podría haber arrasado (obviando a Mercedes), pero que a la hora de la verdad no ha sabido gestionarlo bien.

En una carrera anodina, en la que todos esperábamos la lluvia, la salsa final la han puesto Bottas y Verstappen. El finlandés intentó druante la carrera acercarse al holandés, pero el ritmo de Max era elevado. Paró para poner neumáticos nuevos y darle caza al final de la carrera pero no fue suficiente, ya que Verstappen no le dejó ninguna puerta abierta.

La próxima cita será en Silverstone, dónde tendremos doble carrera. Si aquí los Mercedes han dominado... ¿qué no pasará allí, que es el circuito ideal para el monoplaza negro? Todo apunta muy mal, pero habrá que esperar para verlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.