La seguridad y la distancia social marcarán la pauta de la "nueva normalidad" dentro de las competiciones de la Real Federación Española de Automovilismo.

Poco a poco la gran crisis sanitaria provocada por el COVID-19 se va apaciguando en España y toda la actividad empieza a retomar su actividad, y el automovilismo no quiere ser menos. Es por ello que desde la Real Federación Española de Automovilismo, y en colaboración y tras sy aprobación con el Consejo Superior de Deportes, han publicado un nuevo Protocolo Sanitario que tendrán que cumplir todas las competiciones que dependan de la institución. Mascarillas, guantes, gel y menos personas en las carreras será la tónica general; así como nuevos controles sanitarios.

El documento publicado por la RFEdA hace referencia a todas las partes que intervienen en la competición, no sólo en los participantes. En lo que se refiere al personas federado, como pueden ser los comisarios, la Federación apuesta por reducir el aforo para aumentar la distancia entre personas en zonas como las oficinas de control, los controles horarios o los parques cerrados. Además de implementar el uso de mascarillas y guantes, la descontaminación al menos dos veces al día de elementos comunes y fomentar el uso de comunicación vía radio o por plataformas digitales entre comisarios e incluso entre la organización y los participantes.

Los organizadores no sólo tendrán que implementar estas medidas de seguridad para su personal en cada carrera, desde la Real Federación Española de Automovilismo también se les insta a la apuesta por la emisión en directo. Este nuevo protocolo refleja la necesidad de fomentar la difusión de los eventos por vía digital en redes sociales y medios
de comunicación, propiciando la retransmisión en directo de los tramos más significativos. Aunque también uno de los aspectos que más polémica ha provocado durante las últimas temporadas como es la publicación de vídeos de los tramos, lo que ha servido a los equipos para tomar notas previas e incluso para justificar irregularidades a la hora de reconocer los tramos los días previos a la carrera.

Tanto a las personas de la carrera como a los participantes, se les tomará la temperatura antes del inicio de la competición, y en el caso de superar los 37,5ºC se les repetirá la prueba cinco minutos después. De superar de nuevo esta temperatura, deberá realizarse un mínimo interrogatorio para determinar la presencia o ausencia de alguna sintomatología sospechosa. Los participantes podrán acreditar su estado frente a la COVI-19 mediante la presentación de una prueba PCR y/o una serología.

Dada la gran expansión del virus entre el personal sanitario, este protocolo también afectará a este colectivo tan necesario para velar por la seguridad y la salud en las carreras. Por ello será necesario que el personal médico desplazado a las pruebas disponga de EPIs suficientes para cada evento, será obligatorio el uso de mascarillas FFP2 o FFP3 y se reforzará la limpieza de manos del personal con geles hidroalcohólicos y la desinfección de las ambulancias.

Las limitaciones como pilar fundamental

Y el público, ¿qué medidas tendrá que cumplir? La Federación hace una diferenciación entre competiciones en circuito y en carreteras y caminos públicos. En el primero de los casos, el control del público es mucho más sencillo, con pruebas sin público o con aforo limitado, marcado por las normas marcadas por el Ministerio de Sanidad (del mismo modo que se limita el aforo en comercios o la hostelería). Mientras que en los tramos cronometrados solo es posible recomendar que se eviten las aglomeraciones de público. Eso sí, el diseño del evento evitará aquellos puntos que históricamente supongan una concentración de público exagerada y recomiendan retransmisiones online de los puntos más espectaculares de los tramos cronometrados, con el fin de llevar a los aficionados las imágenes en directo.

Mientras que en los parques cerrados y reagrupamientos, los equipos serán los responsables de la restricción de entrada en zonas especiales de toda persona que no participe en el desarrollo de la disciplina. Los espacios serán la suficientemente amplios para garantizar las medidas de prevención, se establecerá una zona para pilotos y copilotos (que deberán portar el verdugo o sotocasco) y estas zonas contarán con material de desinfección. La prensa podrá realizar su actividad en estas zonas, siempre que estén acreditados y cumpla con las medidas de protección generales.

Aunque también hay medidas especiales para la prensa, empezando por la obligatoriedad a las pruebas de contar con al menos un fotógrafo y un cámara oficiales. La prensa contará con una oficina que suministrará el suficiente material a los medios con el fin de evitar las concentraciones en zonas de impacto, en especial a los medios gráficos. Y se mantendrá la posibilidad de realizar entrevistas, siempre que los micrófonos cuenten con un plástico de protección y que sea reemplazado tras cada entrevista.

Éste es sólo un pequeño resumen del extenso protocolo publicado esta mañana por la Real Federación Española de Automovilismo, y que podéis consultar en este enlace. Habrá que acostumbrarse a estas nuevas medidas que llevarán consigo una menor afluencia en las carreras y que, esperemos, traiga el menor prejuicio a las mismas. Ahora el siguiente paso será conocer el inicio de las diferentes modalidades deportivas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.