El ex director deportivo de Renault, en una entrevista con Corriere della Sera, habla sobre los títulos perdidos de Alonso en Ferrari "y no por culpa suya". Asegura que "falta un jefe en la F1".

flavio briatore

Flavio Briatore es un de esos tipos peculiares de la Fórmula 1, aunque ahora alejado del todo del Gran Circo y metido de lleno en sus negocios. El italiano, un rostro familiar para aquellos que vivieron el salto a la fama de hombres como Michael Schumacher o Fernando Alonso, repasa en una entrevista con Corriere della Sera la presente y pasado de una competición parada por el coronavirus, como el resto de deportes.

Un COVID-19 que, como reconoce, él mismo podría haber pasado. "Tal vez tuve el virus, estuve enfermo en diciembre y el Doctor Zangrillo me dijo que pudo ser". Pero una vez superado, se pone a disposición de la prensa para asegurar que "la Fórmula 1 está muy lejos", aunque reconoce echar menos "administrar un equipo, tener que tomar decisiones, es un desafío continuo. El otro día con Alonso (en los directos de Instagram del asturiano) recordamos el GP de Brasil cuando llovía y decidimos salir con neuáticos de seco. Pensé: 'si se lo digo no sale'. Lo descubrió cuando estaba en el coche, tenía los ojos bien abiertos. '¿Pero alguien más va como nosotros'; 'tu compañero de equipo'. Era último y acabó tercero", recuerda Flavio.

El italiano, que fue director deportivo de equipos como Benetton y Renault, recuerda su paso por la F1. "Todos me hicieron la guerra. Entré con Benetton y éramos los que hacíamos jerseys. Para mí la F1 fue un producto como cualquier otro. Gané carreras con tres equipos (Benetton, Ligier y Renault) y siete campeonatos del mundo", repasa de su trayectoria.

Sin embargo, en su relato también hay espacio para momentos más oscuros. "En lugar de decir lo bueno, alguien me odió toda mi vida como Max Mosley (expresidente de la FIA). Entonces Bernie Ecclestone me ayudó. Mosley me la tenía jurada, me culparon de todo (crashgate en Singapur 2008), pero fui rehabilitado por un tribunal de París", recuerda.

"No creo que sea complicado manejar Ferrari"

El italiano habla de la Scuderia como "el sueño de todos" y reconoce algunas conversaciones con Giraudo, pero nada serio para llegar al equipo. "Cuando Alonso estaba allí hubo algún conflicto con Mattiacci: siempre era culpa de Fernando. No entiendo como Ferrari no gana, tiene financiación, historia y muy buena mecánica".

Sobre la carrera de Fernando Alonso, asegura que "la única mierda fue ir a McLaren y el gran pesar es Ferrari. Con ellos perdió dos campeonatos y no fue su culpa. El primero ya estaba ganado y hubo un error dentro del muro. Nunca había visto antes llorar a Fernando. La historia de la Fórmula 1 habría cambiado. Al año siguiente, con una motivación increíble, también habrían ganado, Domenicali y Montezemolo se habrían quedad. A partir de ahí surgieron malentendidos".

Respecto a sus pilotos de ahora, Briatore tiene predilección por Hamilton, Verstappen y Leclerc. Al holandés y al monegasco les gustaría verlos en el mismo equipo. Y de sus tiempos, se queda con "Senna y Schumi, no pudimos verlos competir entre ellos. Y Fernando, si tuviera un equipo lo llevaría, es un rottweiler, físicamente intacto y comete muy pocos errores".

Y por último, un recuerdo para Bernie Ecclestone: "Tuve guerras de comunicación con él, pero te resolvía un problema en tres minutos. Ahora falta un jefe".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.