Los tres pilotos nos fascinaron el año pasado en su año de debut, hablemos de lo que significan para la F1.

Empecemos hablando en general. Los tres llegaron de distintas formas a la máxima categoría del automovilismo, pero lo que está claro es que fueron un soplo de aire fresco, gracias a su naturalidad y simpatía, lo que les llevó a ganarse una legión de fans.

La batalla por el rookie del año acabo ganando Norris, pero dejaron clara la gran relación que existe entre ellos, y sobre todo, sus capacidades y habilidades a bordo de un monoplaza.

George Russell

El piloto de 21 años, llegó a la Fórmula 1 como campeón de la Fórmula 2; y bajo el abrigo de Mercedes consiguió un sitio en el peor coche de la parrilla (Williams).

Pese a estar siempre al fondo del pelotón, realizo grandes actuaciones en Silverstone e Interlagos. Además, apabulló en clasificación a un Robert Kubica, que no tenía el nivel que recordábamos. Ha demostrado que tiene nivel para ocupar uno de los asientos de las flechas plateadas en el futuro si se lo permiten. Sin duda tiene el talento para ser campeón.

Este año le tocará volver a remar para conseguir recortar distancias con los equipos que hay por delante, y conseguir su primer punto en el campeonato; además deberá mantener a raya al único rookie de esta temorada: Nicholas Latifi.

Lando Norris

El joven de 20 años llegó a McLaren después de un año como probador y de haber terminado por detrás de Russell en Formula 2.

Rookie del año gracias a grandes actuaciones como las de Baréin y Austin en las que se hizo con el 6º puesto, su mejor resultado hasta la fecha. Sin embargo, pese a superar a Sainz en clasificación por un ajustado 11-10, se vio que le falta consistencia en las carreras, la cual seguramente vaya ganando con el paso de los años. Aun así, gran temporada para ser su debut.

Esta año su objetivo es el de acercarse a Sainz en carrera, y si tiene suerte intentar conseguir algún podio en una carrera loca como el año pasado hizo el madrileño, ya que por lo que parece, McLaren seguirá lejos de los podios, aunque no mucho.

Alex Albon

El piloto tailándes vivió una temporada rocambolesca, pasó de ir a la Fórmula E a ocupar un puesto en Toro Rosso y de ahí pasar a Red Bull.

Tuvo un duelo bastante igualado en Toro Rosso con Kvyat, 7-5 a favor del ruso en carrera, sin embargo, demostró que se manejaba bien, quizás eso unido a que Kvyat ya había estado en Red Bull fueron los detonantes que le dieron el sitio con los hermanos mayores, donde se vio superado por Verstappen, sin embargo, en Brasil rozó el podio con la yema de los dedos.

Esta año en un Red Bull, que posiblemente peleará por todo, deberá ser el escudero de Max y si tiene velocidad suficiente, deberá aprovecharla para conseguir su primera victoria.

Lo que está claro es que los tres son grandes pilotos y seguramente si tienen coches para pelear por el Mundial, serán los que se batan el cobre junto a Leclerc y Verstappen. Ya no son rookies, denles la bienvenida a los campeones del futuro.

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.