Ante el bajo número de banderas rojas y detenciones que hemos tenido en esta pretemporada de Fórmula Uno, surge la duda de si estamos ante el año con menos problemas técnicos

Uno de los objetivos de la Fórmula Uno en los últimos años ha sido el de reducir costes y, para ello, fomentar el esfuerzo de los equipos en obtener piezas más fiables. Hemos pasado de ver a equipos utilizar motores específicos para cada sesión en los ochenta a utilizar dos o tres componentes de la unidad de potencia en 22 carreras.

Es precisamente la fiabilidad una de las grandes comidillas que ha habido en el paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya estas dos semanas de pretemporada. Los motores híbridos de Ferrari, Mercedes, Renault y Honda han podido rodar prácticamente sin ningún tipo de problema. Hace seis años, cuando debutó esta generación de motores, todo era radicalmente distinto.

Entre 2014 y 2020, hemos visto como Mercedes y Ferrari han doblado sus kilómetros diarios. En el caso de Renault y Honda, el dato es aún más espectacular: de no llegar a los 150 kilómetros al día a estar alrededor de los 600.

El contraste también es bastante increíble entre los motores V8 atmosféricos que teníamos en 2013 y los V6 turbo híbridos que montan desde 2014. En el año del debut de estos últimos, Mercedes y Ferrari ya estaban cerca de rodar lo mismo que con sus motores atmosféricos. En 2015, ya lo habían más que superado.

Otro detalle muy importante lo vemos en en año 2016, cuando Mercedes consiguió el récord de más kilómetros rodados al día. Las ‘flechas plateadas’ rodaron más de 700 kilómetros cada día. Desde entonces, solo los propios alemanes han conseguido repetir esta proeza… y fue precisamente en 2020.

Las banderas rojas han caído

Otra de las variables a tener en cuenta es la de las banderas rojas. Estas banderas, durante los entrenamientos de pretemporada, se utilizan para neutralizar la sesión en caso de accidente o problema técnico de alguno de los coches. Mientras se ondee la bandera roja, ningún piloto puede salir a pista.

En el período 2011–2020, solo en el año 2012 hemos visto menos banderas rojas diarias que en 2020. Además, 2013 dentro de la era V8 atmosférica fue un año con una cantidad inusualmente alta de banderas rojas pese a que el reglamento no cambió entre 2012 y 2013.

Con el cambio a motores híbridos en 2014, se superaron las cifras de 2013. Desde entonces, la cantidad de banderas rojas ha disminuido drásticamente hasta el punto de tener 1'6 banderas rojas en los seis días de test de 2020.

Esta reducción de banderas rojas también afecta al rodaje de los equipos. Mientras en 2014 vimos como Renault apenas dio cinco kilómetros en un día, Mercedes en el día que menos rodaron en 2020 superaron los 250 kilómetros. En el caso de los demás motoristas, todos pasaron los 305 kilómetros, que es la distancia equivalente a un Gran Premio.

Estos motores, criticados en múltiples ocasiones por su complejidad, ya han conseguido superar de largo a los vetustos V8 atmosféricos. De momento en esta pretemporada del año 2020 han demostrado que son más potentes, consumen menos combustible y sí, son más fiables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.