La temporada 2020 estará marcada por la transición entre los actuales coches y los de 2021. La nueva normativa, que entrará en vigor dentro de un año, hará que los coches de la próxima temporada sean los últimos de su generación.

Esta transición puede provocar que los equipos dejen de evolucionar los monoplazas muy pronto para centrarse en 2021 y podría tener una influencia importante en el desarrollo de la temporada. Mis deseos podrían cumplirse bajo esa circunstancia, ya que surgirán algunas oportunidades.

Lucha real por el título

Durante la pretemporada de 2019 parecía que el dominio de Mercedes iba a llegar a su fin. Ferrari se mostró mucho más competitivo que los alemanes en Barcelona, pero nada más lejos de la realidad. Las flechas plateadas han vuelto a ganar los dos títulos con una facilidad pasmosa, basando su éxito en una primera mitad de temporada aplastante, aprovechando también los errores de sus rivales. En la parte final del campeonato, Ferrari y Red Bull se acercaron, pero ya era tarde. A 2020 le pido que los tres equipos peleen por las victorias en cada carrera. Una lucha entre Hamilton, Leclerc y Verstappen bien nos mantendría pegados a la pantalla. Y si Bottas y Vettel suben el nivel mostrado en 2019, sería apoteósico.

McLaren, más cerca

La pesadilla de los de Woking parece estar llegando a su fin. Una cuarta plaza lograda de forma más o menos cómoda y su primer podio desde 2014 son buenos augurios. Ahora deben dar un paso más para acercarse a los tres mejores equipos e intentar reducir la brecha antes del cambio de normativa. Ahora que Carlos Sainz ya ha roto la barrera del primer podio en Fórmula 1, mi deseo es también que el madrileño pueda celebrar en alguno de los escalones del cajón de forma normal después de no haber podido hacerlo en Brasil. Y esto me lleva también a mi siguiente petición al 2020.

Primer podio para Norris, Ocon y Albon

Si en 2019 se han estrenado Pierre Gasly y Carlos Sainz, en 2020 me gustaría que lo hiciesen Lando Norris, Esteban Ocon y Alex Albon. El que lo tiene más fácil, a priori, es el tailandés. Si el Red Bull está a la altura del monoplaza de 2019, tendrá oportunidades de sobra para lograrlo. Más difícil lo tendrán el británico y el francés. El McLaren y el Renault deben dar un paso adelante para que la opción sea real sin tener que esperar a que fallen los equipos grandes. George Russell, otra de las grandes promesas de la parrilla 2020, lo tiene prácticamente imposible.

Williams fuera del pozo

Seguro que Russell se conformaba con poder luchar con los equipos de mitad de tabla, al menos por el momento. En 2019 se quedó sin puntuar, aunque hizo méritos para lograr quedar entre los 10 primeros en más de una ocasión. Pero el Williams sigue metido en el pozo y solo al final de la temporada pudo plantar cara a un equipo Haas hundido. La salida de ambos equipos de la zona baja de la tabla sería también una buena noticia. Y eso que la zona de mitad de parrilla no está falta de espectáculo.

Buen papel de los españoles en categorías inferiores

2020 será el segundo año consecutivo con Carlos Sainz como único representante español de la categoría. En 2021 podríamos ver el regreso de Fernando Alonso a la competición, siempre y cuando tenga alguna oferta atractiva y pueda volver para pelear por todo. Si no, tendremos que empezar a buscar otros compañeros a Sainz. Alex Palou, uno de los pilotos españoles con mayor proyección, podría ser una de nuestras opciones. El catalán se estrenará en 2020 en la IndyCar con el equipo Dale Coyne Racing. Allí podría coincidir con el propio Alonso, si finalmente el asturiano decide hacer de nuevo las 500 millas de Indianápolis.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.