Chus Puras y el Ford Sierra Cosworth gr.N

Con un coche de serie Puras estuvo a punto de ser subcampeón absoluto en 1988 | Fotografía de Carmelo Mendoza

Ford reinventó el concepto gr.N proporcionando el primer vehículo de calle,de “aquella manera”, pero de calle a fin de cuentas, capaz de situar a su piloto en la zona noble de la clasificación scratch por una fracción de lo que le costaría hacerlo con un gr.A ,en aquellos momentos la cúspide de los vehículos homologados para participar en rally.

El primer Sierra que vimos en España fue el pilotado por Chus Puras. El cántabro supuestamente daba un paso atrás en su carrera al dejar un afinado 11 turbo gr. A preparado por SIMÓN RACING para subirse a un gr.N.

Lo que pasaba era que ese gr.N superaba los 270 cv y estaba exquisitamente preparado y mantenido por Mike Taylor por no hablar del catálogo de Michelín a su disposición gracias sobre todo a un presupuesto más que sobrado para afrontar el campeonato nacional.

La potencia del Cosworth unida a las manos del cántabro consiguieron imponerse en su categoría en los tres primeros rallyes de la temporada con un sexto absoluto en todo un Cataluña Costa Brava y dos quintos puestos consecutivos muy peleados con los gr.A  tracción delantera, Opel y Volkswagen.

Para el Cajalicante se estrenaban suspensiones y una puesta a punto más a gusto de Puras con lo que todos esperábamos que el gr.N consiguiera por fin superar al Kadett de Beny y a los Golf de Rius y Arqué.

De nuevo Alicante fue gafe para el Cántabro,recordemos que apenas hacía dos años su R-5 Turbo había ardido por completo en un Race Costablanca. En esta ocasión no habría barbacoa aunque el accidente fue uno de los más escalofriantes que se han visto en el Campeonato de España de rallys.

A pocos kilómetros de la salida del primer tramo, “Campello-Aguas de Bussot” el Cosworth salía volando totalmente plano en una curva de derechas en un puente sobre un terraplén de unos 40 metros. El coche salió despedido sin marcas de frenada y tras un rato en el aire,que fue eterno para sus tripulantes, cayó sobre sus 4 ruedas. El golpe aunque nunca se reconoció se produjo por un fallo en los frenos y paradójicamente la alta velocidad fue lo que impidió que el coche picara y estuviéramos hablando ahora de unas consecuencias muchos más graves que la fracturas y contusiones que sufrieron Chus Puras y su copiloto Tomás Aguado.

Para Llanes, apenas 15 días después Chus se presentaba con un nuevo Sierra Cosworth, tras convencer a los de Ford, no sin mucho esfuerzo,de ampliar el presupuesto y estrenar también un nuevo copiloto el asturiano y ex de Graña, Tomás Morales. Aguado no había tenido tanta suerte como Chus y todavía no se había recuperado de sus lesiones.

Puras que se presentó en la salida con muletas, su peroné aún no estaba recuperado del todo vencía de nuevo su categoría con comodidad endosando un minuto además al oficial de Peugeot y ganador de mil copas, Roland Holke, en un rally que supuso la primera victoria absoluta de Pep Bassas en el nacional de asfalto.

El Sierra gr.N continuaba evolucionando siguiendo las instrucciones del cántabro y eso hacía que a estas alturas del campeonato,ocupase la tercera posición absoluta sólo por detrás del intratable Sainz y del M3 de Bassas. Con estos brillantes resultados el equipo se presentaba en la salida de la primera de las dos citas canarias de la temporada. El Islas Canarias supuso el primer podio para el equipo al terminar segundos absolutos por detrás de Salvador Serviá que por fin estrenaba el ansiado Integrale. Tras este rally y gracias al error de Pep Bassas que incomprensiblemente se salía en el tramo de “La Orchilla”, Puras se situaba 2º absoluto y los de Ford comenzaban a salivar al ver como su inversión les podía dar un publicitario doblete absoluto (1º y 2º) en el campeonato de asfalto.

Ya con Tomás Aguado totalmente recuperado, Puras haría una primera parte del Príncipe de Asturias absolutamente magistral,llegando al reagrupamiento en 3ª plaza tras  los abandonos de Bassas por salida de carretera y de Serviá por..bueno: si queréis saber el porqué hace un tiempo publiqué otra entrada con los motivos,buscadlo en esta misma página. La segunda etapa por el contrario, se convertiría en un calvario debido a problemas eléctricos que no fueron subsanados hasta prácticamente el final del rally permitiendo eso sí que, al menos se impusiera en su categoría pero perdiendo unos valiosísimos puntos en la clasificación scratch.

Con el título de gr.N ya matemáticamente en su poder Puras decidía no acudir al San Froilán segundo rally de la temporada donde un gr.N ocuparía plaza de podio siendo en esta ocasión, la tercera plaza scratch para el 5 gt Turbo de Cele Foncueva.

Para el Corte Inglés el presupuesto ya estaba en las últimas.El coche no acaba de estar todo lo redondo que sería deseable pues tras los problemas sufridos en el Príncipe el Sierra ya no volvería a funcionar igual. En esta ocasión a una inscripción de campanillas, Tabatón,Panciaticci, Oreille...se sumaría el debut de un coche gemelo al de Chus Puras. Raúl Santana debutaba con un precioso Cosworth con los colores originales de “Ducados” y durante todo el rally entabló un preciosos mano a mano con el cántabro resuelto a favor de éste gracias a la rotura de un soporte de motor en el coche de Santana. Al final 9ª posición y de nuevo vencedor en el gr.N

Con el subcampeonato en juego y ya con el contrato de piloto oficial Ford Marlboro para la temporada siguiente firmado, se barajó la posibilidad que Chus Puras tomara la salida en Madrid con el Sierra de Carlos Sainz, Ford España estaba muy cabreada tras la firma del madrileño con Toyota y estuvieron en un tris de bajarle del coche para evitar que Sainz se despidiese en su casa de los aficionados españoles al final se impuso el sentido común y tanto Sainz como Puras tomaron la salida sobre sus monturas habituales. A Puras le bastaba ser tercero para hacerse con el subcampeonato aunque vistas las prestaciones del coche en las últimas pruebas parecía algo bastante complicado aún así en un rally todo puede suceder de echo en esta ocasión fue el equipo Ford al completo la víctima de este principio de incertidumbre rallystico al no llegar a la meta ninguno de sus dos coches.

En definitiva una temporada inigualable que serviía como consolidación de la hasta entonces promesa Chus Puras y que sirvió además de carta de presentación de un coche que durante unas cuantas temporadas sería el objeto de deseo de toda una generación...”la generación Cosworth” un grupo de pilotos de los que hablaremos aquí en cuanto el tiempo me lo permita.

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.