Otro año más Williams se corona como la peor escudería del año. Los de Grove han vivido otra temporada en el lo más bajo y todos sus intentos por escapar de la pesadilla en la que viven han sido en vano. 2019 ha sido, probablemente, la peor temporada en la historia de Williams y una de las peores de un equipo en F1 de las que se recuerdan.

La pretemporada de Williams

La pretemporada de Williams comenzaba con las esperanzas puestas en un nuevo año. Tras un 2018 desastroso parecía imposible emporar los resultados en 2019. El regreso de Robert Kubica a la fórmula 1 de la mano del equipo de Grove tras la salida de Lance Stroll acaparaba gran parte de los focos. El piloto polaco se incorporaba a Williams y la máxima competición del automovilismo por primera vez desde su grave accidente en un rally en el año 2011. Junto a él formaba equipo George Russell, campeón de la Fórmula 2.

Ambos fueron los pilotos a los que se encomendó el equipo para intentar salir del pozo. El FW42 era el arma desarrollada con el objetivo de afrontar la temporada y dar un paso adelante.
Con todos los elementos en su sitio faltaba iniciar la pretemporada con buen pie. Pero no fue así. Dos días y medio de test en Barcelona se perdieron tanto Kubica como Russel por problemas al montar en coche. Un mal comienzo que como más tarde se vería, no tendría un buen final.

La temporada de Williams

Peor no pudo empezar la temporada para los Williams. Con bastante menos rodaje que el resto de equipos pronto se vio que no iba a ser un año fácil. La primera mitad de año arrojo un dato que dejaba claro que Williams, no solo era el peor equipo de la parrilla si no que empeoraba su rendimiento con respecto a 2018.

Tras las 12 primeras carreras solo sumaban un punto, el conseguido por Kubica en el Gran Premio de Alemania. Y lo peor, en tan solo 4 de esas 12 carreras mejoraron su mejor crono con respecto a los conseguidos en 2018. La diferencia más grande se vio en Bakú. En el Gran Premio de Azerbaiyán los Williams fueron 1,4 segundos más lentos que en 2018 teniendo en cuenta el mejor crono del fin de semana. Un dato que bien refleja el calvario de Williams en 2019.

La segunda parte de la temporada no trajo mejoría alguna. Ninguno de los dos pilotos consiguió puntuar y hacerlo se antojaba misión imposible para el equipo. Ni siquiera la fortuna les propicio algún punto extra. Tras 21 carreras Williams cerró la temporada con 1 solo punto y, por supuesto, como farolillo rojo.

El balance entre sus pilotos sorprende. Pese al que el único punto del equipo lo firmo Robert Kubica, los datos reflejan una realidad muy distinta. En clasificación Russell ganó en todas las carreras a Kubica, y el marcador en carrera es favorable al británico con un marcador de 14-2 teniendo en cuenta solo las carreras en las que ambos terminaron. Una de las diferencias más notables entre pilotos de un mismo equipo.

La anécdota de Williams

En una temporada tan desastrosa como la de Williams no faltan las anécdotas y la mayoría negativas. Es el caso de Paddy Lowe y la pretemporada. Como ya hemos mencionado antes, la pretemporada de Williams se vio perjudica por problemas con el montaje del coche. Se perdieron dos días y medio de test, un 25% del tiempo en pista, lo que provocó que el director técnico, Paddy Lowe, pidiese una excedencia al iniciarse la temporada. Excedencia que se tradujo en la marcha definitiva de Lowe y en un vacío importante en el apartado técnico del equipo que lastro la evolución del monoplaza y condiciono, y mucho, la progresión de la temporada.

Los conflictos en Williams

Robert Kubica regreso a la Fórmula 1 rodeado de expectación. Un piloto muy querido y del que se esperaba un regreso triunfal. Pero su vuelta a los circuitos de F1 no salió como esperaba. Su estado físico tras su accidente fue un impedimento difícil de superar. Las fuerzas G del monoplaza supusieron un serio problema para su lastrado brazo y, junto a su largo período de inactividad, lo convirtieron en un piloto incapaz de competir. Los números lo sitúan como el peor piloto de la temporada y confirman que, pese a sus circunstancias, las segundas partes nunca fueron buenas.
El rendimiento del piloto no es, ni mucho menos, la única causa de una temporada desastrosa. El pésimo rendimiento del FW42 y su escasa progresión situaron a Williams más de 1 segundo por detrás de sus rivales durante toda la temporada.

El futuro de Williams

El futuro más inmediato de Williams pasa por un cambio en su alineación de pilotos. El canadiense Nicholas Latifi ocupará el asiento que deja libre Robert Kubica tras el anuncio de su marcha en el Gran Premio de Abu Dabi. El canadiense de 24 años llega tras 4 años de competición en la Fórmula 2 y compartirá asiento con George Rusell.

Más allá del cambio de pilotos el futuro de Williams es como poco incierto. El peso de la historia de una de las escuderías más grandes de la Fórmula 1 obliga a los de Grove a salir del pozo en el que se encuentran y escalar. El objetivo primordial de la temporada 2020 es recortar distancias con sus rivales más directos y enderezar el rumbo positivamente a la espera de que el cambio de reglamento de 2021 les beneficie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.
Holler Box