Todos recordamos las exhibiciones que Ayrton Senna realizó en las ediciones de 1991 y 1993, pero no todas las actuaciones de los pilotos brasileños en Interlagos han sido tan positivas.

Ayrton Senna: La genialidad empañada por la irregularidad

Teniendo en cuenta que fue Ayrton quien posiblemente realizara las dos actuaciones más brillantes en Interlagos por parte de un piloto brasileño, lo cierto es que no todos los años corrió la misma suerte. En 1991 ganó la carrera arrasando desde la pole, pero esa carrera se recordará más bien por el hecho de que el monoplaza de Ayrton se quedó en 6a marcha cuando faltaba un tercio de carrera por disputarse y, haciendo un esfuerzo sobrehumano, consiguió llegar a meta sin que fuera superado por ninguno de sus rivales. También merece ser destacada su actuación en 1993, donde tras un aguacero a mitad de carrera, fue capaz de batir a los dos Williams (superiores aquel año) al final de la carrera. Prost tuvo un accidente y Hill acabó justo detrás de él.

En cuanto a sinsabores, sin embargo, Senna tampoco se queda atrás. En 1990 perdió una posible victoria finalizando 3º tras Prost y Berger y en 1992 tuvo que abandonar por una averia en el motor. Sin embargo, su actuación negativa más sonada fue en 1994, cuando cometió un error cuando iba en cabeza siendo presionado por Schumacher. El trompo le obligó a abandonar.

Ayrton Senna en el podio del GP de 1991

La maldición de Rubens Barrichello

Si hay un piloto brasileño que destaque por sus malos resultados en Interlagos, ese es Barrichello, y la verdad es que no fue precisamente por falta de calidad o errores propios, ya que también realizó grandes actuaciones en dicho circuito, pero siempre le sucedía algo que le impedía rematar la faena. Como dato curioso destacar que solo pudo acabar una vez el Gran Premio de casa entre su temporada de debut, 1993, y 2004. Como actuaciones destacables destacaremos la de 1999, donde con un Stewart fue capaz de poner contra las cuerdas a los mismos Mika Hakkinen y Michael Schumacher, estando a punto de ganar en casa cuando su motor se rompió a 20 vueltas de meta, y la de 2003, donde tras salir desde la pole realizó una carrera muy cerebral, apretando cuando tenía que apretar y no arriesgando más de la cuenta al ver que rivales como Schumacher, Montoya o Webber se salían de pista. Cuando parecía que iba a tener una victoria fácil se quedó sin gasolina.

Rubens no ganó nunca en Interlagos, pero sí consiguió hacerse con la Pole Position 3 veces. La primera fue la ya mencionada de 2003; el año siguiente repitió hazaña, aunque tampoco pudo ganar debido a un error estratégico en boxes (acabó 3º, su único podio en Brasil); y por último la 3a fue en 2009, donde se jugaba el título con Jenson Button pero en carrera una mala estrategia primero y un toque con Hamilton después hicieron que solo pudiera ser 8º.

Rubens Barrichello tras conseguir la pole en 2009 bajo pista mojada.

Los extremos de Felipe Massa

Si bien a Massa le fue mejor en Interlagos que a su predecesor, la verdad es que su relación con el trazado carioca fue de todo o nada. Tras unos primeros años en Sauber un tanto discretos y donde como nota más destacable se podría destacar una 4a posición en la parrilla del GP de 2004, en 2006, su primer año en Ferrari, logró un espectacular triunfo obteniendo tanto la pole como la victoria. Solo se le escapó la vuelta rápida que la obtuvo su compañero Schumacher. En 2007 obtuvo también la pole pero tuvo que cederle la posición a su compañero Raikkonen para que este fuera campeón, y en 2008 llegó el punto álgido de la relación de extremos que vivió Massa con Interlagos: Se jugaba el título con Lewis Hamilton y no le quedaba otra que ganar y que Hamilton fuera 6º o peor. Él cumplió con su parte en todo momento, ya que fue muy superior a sus rivales y, al igual que en 2006, se llevó tanto la pole como la victoria. Ahora bien, por un momento se vio campeón, ya que Hamilton inició la última vuelta 6º y sin aparente posibilidad de pasar a Vettel, que era 5º con su Toro Rosso. Con lo que nadie contaba era con que Glock sufriera más de la cuenta con sus neumáticos de seco en una pista cada vez más resbaladiza por la lluvia y permitiera a Hamilton subir a la 5a posición. La decepción de Massa fue notoria.

Tras este episodio en 2009 no pudo correr debido al grave accidente que sufrió en Hungría y, después de volver ya recuperado de este percance, su rendimiento ya no fue igual. Sus actuaciones en Brasil fueron más pobres, aunque aún consiguió 2 podios más en 2012 y 2014 con Ferrari y Williams respectivamente. Esto lo alterno con otras actuaciones donde se vio envuelto en incidentes, como en 2010 o en 2016, donde tuvo sendos accidentes.

Massa cruza la línea de meta en 2008 creyéndose campeón

Felipe Nasr, el último brasileño en Interlagos

Pese a tener una trayectoria mucho más discreta que los otros 3 pilotos mencionados en este artículo, cabe mencionar a Felipe Nasr especialmente debido a su gran actuación en el GP de 2016. Tras una temporada aciaga donde ni él ni Ericsson habían sido capaces de puntuar para Sauber, en Brasil Nasr aprovechó que corría en casa y la lluvia para realizar su mejor actuación en el poco tiempo en el que estuvo en F1. Salió el último, pero aprovechó el caos de las primeras vueltas con 3 periodos de Safety Car y 2 banderas rojas en las primeras 30 vueltas de la carrera para situarse en el TOP 10. De allí ya no se movió y, aunque finalizó 9º después de haber rodado durante gran parte de la segunda mitad de la carrera entre 6º y 8º, consiguió dos valiosos puntos para que Sauber no fuera el farolillo rojo ese año.

Felipe Nasr durante su gran actuación en 2016

Tras Massa y Nasr, no ha habido ya ningún piloto brasileño más en la parrilla, con lo que la afición carioca seguirá disfrutando de las carreras esperando que aparezca otra figura a quien apoyar desde la grada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.