Carlos Sainz y Max Verstappen se hacen centenarios

Fue un 15 de marzo, el del 2015 para ser más exactos. Ese día debutaron en la Fórmula 1 tres pilotos: Carlos Sainz, Max Verstappen y Felipe Nasr. Ese día el que acabó más arriba fue Felipe Nasr, con un fantástico 5º puesto conseguido con Sauber. Carlos Sainz firmó un buen debut y acabó 9º, tras clasificar 8º. Max Verstappen ni siquiera acabó la carrera, tras clasificar 12º.

Hoy, Verstappen y Sainz llegarán a su carrera número 100 cuando se apaguen los semáforos del Gran Premio de EEUU 2019. 5 temporadas después, el holandés y el madrileño siguen en la Fórmula 1. Nasr en cambio disputa la Fórmula E sin demasiado éxito de momento.

2015. Año de debut y de inicio de hostilidades

Los dos debutaron con Toro Rosso, esa cantera que en los últimos años ha dado los mayores talentos de la parrilla, salvo casos contados. Verstappen con 17 años y Carlos con 20 formaron la pareja más joven de la parrilla, como suele ser habitual en Toro Rosso. Sus pintas les delataban, habían entrado como adolescentes a un mundo de mayores. La cosa se ponía seria.

Sus caminos fueron distintos, y han sido distintos. Verstappen llegó tras acabar tercero en la F3 europea, en un campeonato que ganó Esteban Ocon. Sainz llegó como campeón de la Fórmula Renault 3.5. Sin embargo, al madrileño le costó mucho más llegar, y es que estuvo contra las cuerdas hasta horas antes de la decisión final. En Red Bull confiaban mucho más en el talento innato indiscutible de Max, mientras que Carlos era un talento que había que madurar.

Verstappen, icono mediático del campeonato

Verstappen era considerado por todos como el siguiente dominador de la Fórmula 1 cuando se retire Hamilton. Este año, con la aparición de Leclerc, eso se ha difuminado un poco, pero sigue siendo una de las figuras del deporte, pese a no ser campeón del mundo todavía.

El holandés pasó de Toro Rosso a Red Bull en el Gran Premio de España del 2016. Max enseñó de qué pasta estaba hecho y se convirtió en el piloto más joven de la historia en ganar una carrera de Fórmula 1, con tan solo 18 años y 228 días, en su misma carrera de debut con Red Bull. Verstappen demostraba así que no le tenía miedo a nada.

7 victorias, 28 podios, una pole y 7 vueltas rápidas son su palmarés actual en la Fórmula 1. El Red Bull no es un coche dominador y eso ha privado a Max de tener más victorias en su haber, pero eso no le ha impedido mover a muchos aficionados detrás suya. Tanto es así, que el año que viene se correrá en los Países Bajos gracias a su increíble tirón. Desde Fernando Alonso no se veía algo así en la Fórmula 1 y, como el asturiano, está llamado a ser leyenda de la Fórmula 1 en cuanto le dejen.

Carlos Sainz, un currante que empieza a brillar

La carrera de Carlos Sainz ha sido muy distinta. El madrileño no cuenta con el tirón mediático de Verstappen y eso complica las cosas. Carlos tomó una decisión difícil en el 2017: abandonar el manto protector de Red Bull. Y hoy en día pocos dudan de que fuese la decisión acertada.

Con Verstappen en Red Bull, la escudería austríaca planteó a Sainz continuar en Toro Rosso en el 2018, pero Sainz no podía esperar tanto o su carrera en la Fórmula 1 peligraba. Una escudería mítica, para el deporte y para el deporte español, decidió acogerlo. Renault hizo oficial el fichaje de Sainz para el 2018, aunque el español ya corrió con ellos las últimas carreras del 2017. Ese año quedó por delante de todos los pilotos con los que compartió equipo.

El 2018 no fue un año fácil para Sainz. Por primera vez se enfrentaba a un piloto de alto nivel como compañero de equipo: Nico Hülkenberg. Y perdió la batalla, aunque la temporada de Sainz no fue mala. Sin embargo, pese a que en el equipo estaban contentos con él, de buenas a primeras se vio en la calle debido al fichaje estrella de Ricciardo por Renault.

Sainz aprovechó entonces la salida de Fernando Alonso en la Fórmula 1 para ocupar su asiento en McLaren. Y este año, con Lando Norris como compañero, está haciendo la mejor temporada de su vida. Tanto es así, que pocos en el paddock dudan a la hora de meterlo entre los tres mejores de la temporada.

Carlos Sainz este año se ha despegado del resto de pilotos de la zona media. McLaren ya tiene asegurada la cuarta plaza y es gracias a él como principal culpable. Y, si todo va bien, terminará 7º del campeonato, como el campeón del resto del mundo.

Sainz no suma ninguna victoria, ni ninguna pole ni ningún podio como Verstappen, pero tampoco ha tenido un coche ganador como él. Eso sí, después de su temporada, muchos ya lo ven luchando con el holandés por cosas grandes en el futuro.