Pocas veces un accidente pasa a la historia como un momento icónico e histórico de un deporte. Pero en el Gran Premio de Japón de 1989 se produjo uno entre dos compañeros de equipo que quedaría marcado en la retina de los aficionados a la Fórmula 1.

Pongámonos en situación. Alain Prost llegaba a Japón como líder del campeonato. Ayrton Senna no se podía permitir abandonar si quería disputar el mundial a su compañero de equipo. El brasileño consciente de ello logró la pole. En carrera una mala salida de Senna permitió a Prost ponerse por delante. La carrera se mantuvo con el francés delante y el brasileño detrás. Y entonces llegó la vuelta 47.

Ambos monoplazas se pusieron rueda a rueda y cuando Senna intento adelantar por el interior, Prost le cerró la puerta provocando que ambos coches chocaran. Alain abandonó la carrera mientras que Ayrton, con ayuda de los comisarios, consiguió volver a pista y ganar la carrera. Pero esa ayuda le costaría la victoria ya que quedo descalificado por acortar la chicane, a pesar de estar parado mucho más tiempo del que hubiera podido ganar acortando.

El accidente y la posterior descalificación del piloto brasileño supuso el detonante de una “guerra”. McLaren apeló la penalización para llevarse la victoria sin resultado. Finalmente, Prost fue campeón del mundo y Senna tuvo una multa de 100.000 dólares y una sanción suspendida de seis meses. La cosa no acabo ahí ya que el brasileño declaro públicamente que fue una "manipulación del campeonato" y casi le cuesta la licencia para la temporada de 1990.

Ese fue uno de los episodios más tensos y recordados de la rivalidad Prost-Senna que aun después de esa carrera tuvo más tensión. Un episodio que sin duda marcó a la Fórmula 1.

La Fórmula 1 recordaba el 30 aniversario del accidente en Suzuka con este vídeo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.