Red Bull, obligado a remontar en Monza

Alexander Albon partirá mañana desde la octava posición en su segunda carrera con Red Bull. El piloto tailandés ha sido uno de los perjudicados por la vuelta de formación del último intento de la Q3. Aunque no pudo marcar un tiempo, se muestra con confianza para sacar un buen resultado de la carrera. Por su parte, Max Verstappen partirá desde el fondo de la parrilla por sus numerosas penalizaciones. A pesar de ello, el neerlandés no ha podido marcar un tiempo en la sesión de clasificación

Impresiones de la jornada

Declaraciones extraídas de la web de Red Bull (traducción propia).

Max Verstappen:

"La clasificación no fue según lo planeado. Quería salir y hacer una vuelta para ver lo competitivos que éramos en la Q1, a pesar de que empezamos desde atrás debido a la penalización, pero a partir de la segunda curva sentí una pérdida de potencia y decidimos abortar la vuelta. No me preocupa la unidad de potencia para mañana, ya que no hemos visto problemas en la carrera antes y la actualización parece estar funcionando bien en términos de rendimiento, como se puede ver en nuestros tiempos en los Libres 3. En seco será bastante difícil mañana, ya que los líderes deberían ser capaces de salir rápidamente en las primeras vueltas y hay muchos coches que parecen competitivos por aquí. En una pista donde no hay muchas curvas y los tiempos de vuelta son tan similares que es más difícil cerrar esa brecha, pero en mojado las diferencias son normalmente un poco mayores y entonces podemos ir hacia delante. La lluvia de mañana nos daría una mejor oportunidad, pero incluso en seco tenemos un buen coche, así que será divertido y mi objetivo es acabar entre los cinco primeros".

Alexander Albon:

"Aunque todavía estoy aprendiendo lo que el coche necesita para ser realmente rápido, me sentí bien antes de la última tanda de la Q3. Estaba luchando por ser cuarto o quinto en la parrilla, pero luego recibimos la bandera roja y la vuelta se vio comprometida. En la segunda vuelta era más prioritario para nosotros hacer un buen tiempo, pero los chicos que ya habían hecho una vuelta podían permitirse el lujo de ser un poco más lentos. Todo el mundo salió demasiado tarde porque nadie quería estar delante, ya que todos queríamos el rebufo y eso creó un retraso. Intentaba pasar a los otros coches, pero como todo el mundo se movía por las rectas para mantener la temperatura de los neumáticos a un nivel más alto a medida que avanzábamos tan despacio, el coche se atascó y se hizo imposible adelantar. En la cuarta curva me di cuenta de que iba a ser difícil lograrlo. Cuando todos sabíamos que el tiempo se estaba acabando, todo el mundo aceleró de repente su ritmo, así que al final de la vuelta estábamos casi a tope. Deberíamos haber corrido menos riesgos en la segunda tanda, pero estábamos luchando por una posición entre los cinco primeros. Es frustrante, ya que conseguir una buena posición en la sesión de clasificación habría facilitado mucho la carrera de mañana, pero ayer tuve un buen ritmo, así que hay mucho por lo que luchar".