El infierno de Haas

El equipo Haas está acaparando muchos focos en lo que va de temporada y no precisamente por un buen rendimiento. Los malos resultados, los habituales incidentes entre sus pilotos, y un sinfín de polémicas han sumergido al equipo en un pozo.

Uno de los problemas más sonados del equipo americano tiene que ver con sus pilotos y en especial con Romain Grosjean. Su desastrosa temporada ha desatado los rumores sobre la marcha del piloto. Aunque el equipo lo ha desmentido y ha confirmado al francés para la próxima carrera en Alemania, ya han salido una serie de nombres como posibles sustitutos de Romain. Sergio Pérez y Nico Hulkenberg han sido los que han sonado con más fuerza. Recordemos que de los 16 puntos que acumula el equipo tan solo dos llevan la firma de Grosjean, que ocupa la 17º posición en el mundial.

La situación del piloto francés es tan solo uno de los frentes con los que tienen que lidiar en Haas. En el pasado Gran Premio de Gran Bretaña Romain Grosjean y Kevin Magnussen volvieron a protagonizar un choque entre ellos que propició el abandono de ambos monoplazas. Un hecho que no es aislado y que preocupa y mucho a la dirección del equipo. El director de Haas F1, Guenther Steine, resumió de manera tajante la situación tras el GP en Silverstone: “Sólo les faltó traer una pala para hacer más profundo el hoyo en el que estamos”- declaró en referencia a sus pilotos.

Por si no fuera suficiente, a los problemas deportivos se les suma la reciente polémica con su patrocinador principal, Rich Energy. La compañía de bebidas enérgicas rompió su relación con el equipo de manera repentina el pasado 10 de julio escudándose en la mala situación deportiva. William Storey, su polémico CEO, alimentó el fuego con burlas hacia Haas. Ahora el equipo Red Bull ha presentado una demanda contra Rich Energy por una supuesta violación de derechos de imagen. Todo ello ha desembocado en un cambio radical de nombre e imagen de la compañía, que seguirá patrocinando a Haas en el próximo Gran Premio de Alemania. Aunque desde Haas F1 afirman que la polémica no afecta a su imagen lo cierto es que viven en un circo al que le crecen continuamente los enanos.

Todo este infierno por el que atraviesan se refleja fielmente en la clasificación. Son el penúltimo equipo de la parrilla con 16 puntos. 14 de los cuales llevan el sello de Kevin Magnussen por tan solo dos de Romain Grosjean. La situación de Haas ha pasado de ser "un sueño americano" a un infierno.