El finlandés, que fue muy cuestionado por su rendimiento en el pasado 2018, comienza el año como líder del mundial con una victoria incontestable en Albert Park.

Valteri Bottas celebra su triunfo en el GP Australia 2019

Lo reconozco, yo dudé de Valtteri Bottas. El finlandés se estrenó con Mercedes en el año 2017 (tras la repentina, e inesperada, retirada de Nico Rosberg tras ganar el mundial el año anterior), y muchos lo vimos como un movimiento de no molestar a Hamilton. Ese año, Valtteri Bottas se llevó tres triunfos en el mundial, pero no me impresionó: a fin de cuentas, contaba con el mejor monoplaza de la parrilla.

El año pasado, mi actitud hacia él fue en aumento. No venció ni un sólo Gran Premio, cometió errores de principante, no mostró velocidad en muchos certámenes... En PitCast F1, el podcast que muchos de aquí participamos, veíamos a un escudero que, pese a lo que le pedía su equipo, no conseguía dar la talla. Dábamos por hecho que 2019 podría ser su última oportunidad. Y ojo, no le consideramos manco, ni un mal piloto, pero sí que podía no estar a la altura de la escudería de Brackley.

Pues hoy, lo admito y, además muy felizmente, Bottas ha cerrado mi boca. No sólo porque ha ganado el primer GP del año, sino por cómo lo ha hecho. No mucha gente es capaz (y menos aún, con el mismo coche), de vencer a Lewis Hamilton ¡por más de 20 segundos de ventaja! Además, el finlandés insistía en conseguir la vuelta rápida porque quería el punto extra que ahora se concede a toda costa.

Tengo muy claro que Lewis Hamilton va a seguir siendo el primer espada de Mercedes, pero hoy me he dado cuenta que he tachado de piloto mediano a alguien que, vete a saber por qué, hoy ha demostrado que es capaz de anteponerse a las malas críticas y dar un golpe sobre la mesa. Sólo te puedo decir, enhorabuena, Valtteri y, deseo de corazón, que tengas un muy buen año 2019. Hoy tú te has divertido venciendo pero, créeme, también has divertido a muchos aficionados. ¡Gracias!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.