Bottas brilla en Australia; Honda llega al podio y Sainz rompe en su estreno con McLaren

Valtteri Bottas se convierte en el primer líder de la temporada 2019 gracias a una excelente actuación en el Gran Premio de Australia. Junto a él, Hamilton y Verstappen completaron el podio en un mal día para Carlos Sainz -el primero de los abandonos como consecuencia de una rotura de motor.

La alegría va por barrios. En el de Mercedes hubo fiesta; en el de Ferrari solo tristeza. El primer Gran Premio de la temporada cayó del lado de Valtteri Bottas, un hombre discutido por muchos por su falta de rendimiento en anteriores temporadas. En el día de hoy brilló más que nadie y se llevó un triunfo trabajado desde la arrancada. No hubo nadie que pudiese hacerle frente: comenzó mejor que Hamilton y tomó el liderato de la prueba desde el inicio. A partir de ahí, fue abriendo terreno respecto a Lewis Hamilton para ganar y, además, llevarse la primera vuelta rápida del año y por consiguiente el punto extra. Lewis Hamilton acabó justo por detrás y, pese a tener a un voraz Max Verstappen justo por detrás, aseguró el doblete para el equipo de Brackley, que no puede empezar de mejor manera la temporada 2019. ¿Era Ferrari el equipo más fuerte?

En Ferrari no hubo reacción. Ni Sebastian Vettel ni Charles Leclerc supieron cómo contrarrestar los golpes de un Max Verstappen desatado. Su maniobra para superar a Vettel quedó grabada en la memoria de los seguidores australianos. El fiasco rojo fue algo evidente en la primera cita de la temporada. Charles Leclerc, que fue de menos a más, llegó a la altura de Vettel en las últimas vueltas de carrera, sin embargo, el equipo no le dejó competir y le ordenó mantenerse en quinta plaza. Mercedes brilló con el primer doblete de la temporada, Max Verstappen añadió pimienta a un Gran Premio de Australia con un final descafeinado, llevó a Honda al podio -algo que no sucedía desde 2008- y Ferrari de descompuso tras dos semanas de test alentadoras.

Sainz, el primero en decir adiós

El estreno de Carlos Sainz con McLaren fue cuesta arriba. Con problemas el viernes, tampoco tuvo un sábado fácil al perder tiempo en clasificación al encontrarse a Kubica durante su vuelta rápida. Hoy, cuando rodaba para meterse en los puntos, dijo adiós como consecuencia de una rotura en la unidad de potencia Renault. Otro año en el que los fantasmas de la fiabilidad vuelven a aparecer en el equipo británico. El otro de los McLaren, el debutante Lando Norris, cerró el Gran Premio de Australia en duodécima plaza, por delante de Checho Pérez. Su carrera se vio comprometida al verse inhabilitado por un Giovinazzi lento que no dejaba ni un hueco por el que pasar.

Un fallo en el pit stop volvió a dejar fuera de carrera a Romain Grosjean. Se repitió el guión del año pasado en lo que parece un gafe crónico que el francés no puede superar. Daniel Ricciardo fue el tercero de los abandonos. El piloto local acaparaba todas las miradas en los días previos al Gran Premio. Su carrera se fue al traste en el inicio al perder el alerón delantero en la salida al irse por fuera de pista.

El primero de los mortales en esta ocasión fue Kevin Magnussen. El de Haas se quitó la espina de la cruel desenlace vivido el año pasado y sumó los primeros puntos para los americanos. Tras él, Nico Hülkenberg, Kimi Räikkönen, Lance Stroll y Daniil Kvyat se llevaron los últimos puntos de Albert Park. Día complicado para Pierre Gasly, fuera de los puntos, por detrás de Kvyat y con su compañero en el tercer escalón del podio. Visto lo visto en Australia, ¿la vida sigue igual?

Tabla de resultados