Los japoneses, inmersos en continuas crisis y reestructuraciones tras su vuelta en el año 2015, confían en dar por fin con la tecla de la competitividad. El siguiente objetivo: ser rápidos a la vez que fiables.

Volvieron a la F1 en 2015 con ansias de triunfo, pero nada más lejos de la realidad. Honda se topó con una restrictiva y muy difícil regulación en torno a los motores y nunca consiguieron dar con la tecla. Tras 3 temporadas decepcionantes, la asociación entre los japoneses y McLaren se rompía, partiendo los nipones a juntarse con Toro Rosso. Todo, en una maniobra estratégica para que Red Bull, la casa madre de la escudería de Faenza, equipara los propulsores a partir de este 2019.

La temporada pasada ha mostrado una gran mejoría de Honda. Aunque, dependiendo de en qué lugar preguntes, algunos la consideran suficiente y otros siguen opinando que parecen vagar por el desierto. Lo que está claro es que en Toro Rosso, un equipo cuyas aspiraciones y objetivos eran menores, se encontraron más a gusto que con la constante presión para ganar que les imponían desde Woking. Pero ahora, montados en el chasis de los Red Bull, los austríacos van a volver a exigir para que los motores den lo mejor de sí. La presión volverá sin lugar a dudas a Japón durante los próximos meses pero Masashi Yamamoto, responsable de Honda, creen que están preparados para todo en la temporada que se avecina:

"Después de cuatro años de nuestros incansables intentos enfocados en el desarrollo, creemos que ahora estamos encontrando la dirección correcta y hacia dónde ir," declara Yamamoto, "mucho más claro que el año pasado, o hace dos años. Así que pensamos que podemos acelerar nuestro desarrollo. Hemos hecho un gran esfuerzo durante el invierno, y ahora, por supuesto." En el equipo nipón no esconden su optimismo para el 2019: "Al menos nos gustaría comenzar desde el tercer lugar dentro de los fabricantes, luego tratar de alcanzar a los primeros durante la temporada".

Los avances de Honda fueron más que notorios el pasado 2018

Palabras que, durante la época de McLaren, también se escuchaban a menudo, con promesas de mejoras constantes que luego nunca llegaban. Pero, parece que realmente la situación ha cambiado tras un año "de pruebas" con Toro Rosso. Así Franz Tost, jefe de equipo de los de Faenza, confirma que 2018 fue una gran temporada para ellos y que parece que podrán brindar por éxitos en el futuro:

"Honda ha hecho un gran trabajo durante todo el año, la competitividad ha mejorado, la fiabilidad no tiene nada que ver con lo que teníamos antes. (Honda) no supo mejorar a buen ritmo en un principio, pero hacia el final, todo ha resultado en una mejora palpable. Nos ha ayudado mucho el trabajar codo con codo con un equipo como Red Bull, la energía positiva ha dado paso a buenos resultados. Han superado por completo las expectativas. Pensábamos que íbamos a tener toda una lista de errores que solucionar, y realmente no ha sido nada del otro mundo. Realmente a nivel rendimiento, no estamos lejos de los mejores" .

La primera toma de contacto y, ver si Honda realmente ha dado ese paso hacia delante esperado desde la pretemporada, será contestada en menos de un mes en los primeros test de Barcelona. El objetivo lo dejan claro: no empezar a remontar desde mitad de año, sino comenzar fuertes y cerca de los mejores desde el principio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box