Los vigentes ganadores del Rally Dakar han perdido todas sus opciones a la victoria tras un impacto en el frontal. Carlos Sainz tendrá que hacer de mochilero en Mini.

Se acabó. Carlos Sainz y Lucas Cruz han estado en boca de todo el mundo como los grandes favoritos para alzarse con la segunda victoria consecutiva en el Rally Dakar, pero el sueño terminó en el kilómetro 38 de la tercera etapa. Un error del que el roadbook aún tiene mucho que decir, y han sido varios los pilotos de cabeza que se han quejado, pero Sainz ya no podrá pelear por la victoria con casi cinco horas perdida.

La tarde arrancaba con la noticia de que la pareja española se detenía en los primeros kilómetros de la especial. Una situación de la que poco a poco se fueron conociendo más datos hasta que las primeras imágenes del buggie pilotado por Carlos Sainz corriendo por redes e incluso el propio piloto mostraba el lugar del golpe. Y es que el madrileño saltaba en un agujero en el recorrido que dañaba la parte frontal izquierda, obligándoles a parar.

En concreto esta avería se concentro en la suspensión y la mangueta, doblando la llanta y dejando encajada la rueda. Los problemas fueron a más con las dificultades para retirar la rueda. Todo este proceso le llevó más de tres horas antes de ponerse en marcha de nuevo, para terminar completando la especial con más de 4 horas de diferencia con su compañero Stephane Peterhansel, ganador de la etapa. Estas eran sus declaraciones a la llegada a meta, en las que recordaba que el agujero no estaba marcado:

"Estoy muy decepcionado, no pensaba tener el problema que he tenido, íbamos a un ritmo bueno, pero no atacando a fondo y nos hemos metido en una zanja, que bajo nuestro criterio, debería de haber estado marcada en el RoadBook. Estoy un poco dolorido del cuello y mañana decidiré si continuo para ayudar al equipo o no, dependiendo de cómo me encuentre físicamente".

Carlos Sainz pasa a situarse ahora en la 36ª posición en la categorías con 4 horas y 15 minutos de desventaja con el líder de la categoría, haciendo imposible la opción de revalidar el título. Aunque éste no ha sido un hecho aislado y el comentario del madrileño sobre el roadbook se suma al de Mathias Walkner o Cyril Despres, que al llegar a meta también cargaron contra el libro de ruta tras sufrir problemas para encontrar algunos waypoints. Incluso los problemas de Joan Barreda, que terminó abandonando, también podrían venir por un error en el roadbook.

Si continúa, la dupla española tendrá que tomar un rol muy diferente dentro del equipo, empezando ya desde mañana con la primera parte de la etapa maratón. Sainz y Cruz pasarán ahora al puesto de mochileros de Despres y especialmente de Peterhansel, dentro de los tres primeros clasificados. El Mini #300 se convertirá en un taller móvil para la marca y mañana tendrá que cuidar su mecánica por si alguno de sus compañeros necesita parte de su coche para afrontar la etapa del viernes, a la que partirán sin pasar por las asistencias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box