Renault ha sabido aprovechar su potencial para ser los cuartos del Mundial de Constructores, los primeros del "resto del mundo". No han sido la escudería más fuerte en la zona media, pero su alineación de pilotos ha sabido sacar todo el potencial del coche.

La pretemporada de Renault

Renault presentaba el 20 de febrero su monoplaza para la temporada 2018, el R.S.18. Con este monoplaza, la escudería gala esperaba luchar por el cuarto puesto del Mundial de Constructores. Como enemigos tendría seguramente a Force India y, quién sabía por entonces, si McLaren, que portarían también el motor francés después de su fracaso con Honda.

La formación de pilotos sería la misma con la que acabaron el año 2017, después de que Carlos Sainz se subiese al monoplaza en detrimento de Jolyon Palmer. Nico Hülkenberg acompañaría al madrileño en la que ha sido su primera aventura en la Fórmula 1 fuera de la manta de protección de Red Bull.

Las sensaciones en pretemporada no fueron malas para Renault. A destacar el hecho de que Sainz obtuviese el quinto mejor tiempo de las dos semanas de pruebas que se realizaron en Montmeló. Los franceses hicieron un gran trabajo durante cada jornada, para acabar como el quinto equipo con más vueltas, con 795, repartidas entre sus pilotos con 444 vueltas para Carlos y 351 para Nico. Un paso adelante en fiabilidad, con 198 vueltas más que en la pretemporada del 2017.

La temporada de Renault

La temporada empezaba con buen pie para Renault, puntuando con sus dos coches en Australia, en la primera carrera del año. Sin embargo, en las primeras carreras parecía que el ritmo del monoplaza galo era peor que el del Haas o incluso el de McLaren, que se mostraba competitivo al principio de temporada. Por fortuna para ellos, Force India parecía desaparecido en combate hasta mitad de temporada.

La regularidad ha sido la principal baza de Renault en el 2018 para conseguir finalmente el cuarto puesto del Mundial de Constructores. Los franceses solo han sumado cuatro carreras sin puntuar (Austria, Bélgica, Rusia y Brasil). Esto es lo que le ha permitido ganarle la partida a Haas en la clasificación final, ya que aunque los estadounidenses tenían mejor monoplaza, no han conseguido materializar esto en puntos.

A esta regularidad han contribuido sin duda Carlos Sainz y Nico Hülkenberg en su buen hacer (y por contra, el mal hacer de los pilotos de Haas). Aunque los dos pilotos han mostrado un buen pilotaje, lo cierto es que las mejores actuaciones han venido por parte de Hülkenberg con un quinto y cinco sextos puestos frente a un quinto y un sexto del español. Sin embargo, el madrileño ha conseguido ser más regular, acabando en los puntos de manera continua, mientras que el alemán ha sufrido vario abandonos esta temporada.

La mejor carrera de la escudería francesa vino en Estados Unidos, en casa de sus rivales. En esa carrera, Nico Hülkenberg fue sexto con Carlos Sainz pegado a su cola, terminando en la séptima posición. En cuanto a su peor carrera, podríamos hablar de Rusia, ya que en ella ninguno de sus pilotos terminaron entre los diez primeros y no fue por abandonos.

Buen año para Renault en general, que cumplió su objetivo a principios de temporada: ser los mejores del resto del mundo. Como nota negativa, no han tenido en ningún momento el mejor coche de la zona media de la parrilla, siempre superados por Haas o por Force India. La calidad de sus pilotos ha sido un factor diferenciador para Renault, ya que han sabido elevar el potencial del monoplaza negro y amarillo. Nico Hülkenberg fue el mejor piloto de los mortales, sumando 69 puntos y terminando séptimo en la clasificación final del Mundial de Pilotos. Carlos Sainz, por su parte, terminó décimo, arrebatándole en la última carrera este puesto a Fernando Alonso, en la que es, de momento su última carrera en la Fórmula 1.

La anécdota de Renault

Nico Hülkenberg fue uno de los protagonistas de la última carrera del año. El alemán luchaba de tú a tú con Romain Grosjean en la primera vuelta del Gran Premio de Abu Dhabi cuando su rueda trasera derecha tocó la rueda delantera izquierda del Haas y lo catapultó hacia las protecciones, dejando al piloto alemán colgado boca abajo en las protecciones. Los mensajes de Nico por radio mostraban su angustia e instaba a los comisarios a actuar rápido. Estos se encontraron el monoplaza en una posición complicada para sacar al piloto alemán y tuvieron que juntarse varios para mover el coche manualmente y bajarlo al suelo a pulso, con el piloto dentro. Sin duda, una imagen espectacular que la F1 ha decidido brindarnos en 360º.

Los conflictos de Renault

Los mayores conflictos de Renault esta temporada no han venido como escudería, sino como motorista. Y siempre han venido del mismo lado, del lado de Red Bull. La escudería austriaca llegaba a este inicio de temporada con las orejas levantadas, en señal de alerta por su descontento con el mal rendimiento del motor francés en comparación con el de Mercedes o Ferrari, y con Honda amenazando para motorizar a la escudería de la bebida energética.

Y la temporada no ha ayudado. Red Bull ha sufrido muchos problemas de fiabilidad achacados a la unidad de potencia y finalmente decidieron acabar su relación con Renault y firmar para las siguientes temporadas con Honda. Y, si antes de la firma ya se escuchaban declaraciones en contra de Renault, tras el acuerdo se dio rienda suelta. Red Bull ha atacado con todo a Renault como motorista, dudando públicamente de sus promesas y criticando el rendimiento y la fiabilidad de sus unidades de potencia. Sin duda, el más agresivo ha sido Max Verstappen, que bajo el paraguas de su juventud ha insultado y blasfemado contra el motor Renault en cada abandono que sufría y en cada contratiempo que el destino le ha deparado.

El futuro de Renault

Aunque la temporada de Renault no ha sido para tirar cohetes, ha cierto aroma en el paddock de que Renault va para arriba y en un futuro estará luchando por podios. Tendrán que mejorar su monoplaza y su unidad de potencia, pero lo cierto es que como equipo cada vez funcionan mejor. Y una prueba de esto es uno de los fichajes más sorprendentes de la Fórmula 1 en los últimos años. Daniel Ricciardo dejará Red Bull para pilotar un Renault el año que viene, tirando así a Carlos Sainz, que tendrá que pilotar un McLaren.

El australiano, que será compañero de Nico Hülkenberg, había sido barajado como sustituto de Räikkonen en Ferrari, por lo que sorprende que deje un equipo de los de arriba para pilotar en la zona media. Algo le habrán tenido que contar al australiano que le ha gustado, aparte de que dejará por fin el ciclo de Red Bull y podrá tomar más protagonismo. Daniel sabe que el año que viene no luchará por podios ni por victorias, pero a buen seguro ha fichado por la escudería gala para hacerlo en el futuro, por lo que habrá que estar atentos a las evoluciones de Renault en el 2019.

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.