Red Bull domina en el comienzo del GP de Singapur

La escudería de la bebida energética lidera la primera sesión de pruebas del Gran Premio de Singapur. Daniel Ricciardo gana la partida a Max Verstappen en el duelo interno entre ambos Red Bull. El mejor de los españoles, Carlos Sainz, firmó un buen séptimo puesto, mientras que Alonso concluyó en la decimocuarta plaza.

Ricciardo en el circuito de Singapur | Foto: F1

La Fórmula Uno dejó Europa para aterrizar en el circuito urbano de Marina Bay de Singapur en la que es la primera de las últimas siete citas del mundial. Pocas conclusiones dejó la primera sesión del fin de semana, cuyas condiciones poco se asemejarían a las de la clasificación y carrera -que serían en condiciones nocturnas. El calor y las condiciones del asfalto apenas permitían a los equipos conseguir buenos datos de cara al resto del fin de semana. Así, la sesión apenas tuvo demasiada acción sobre una pista muy verde que provocó más de una salida de pista en el intento de marcar buenos registros.

Los equipos aprovechaban los primeros minutos de la jornada para completar algunas vueltas con los monoplazas llenos de parafina y estudiar así los flujos de aire. El trazado de Marina Bay, que poco o nada se parece al de Monza, obligaba a los equipos  a entender el comportamiento de los monoplazas en condiciones totalmente diferentes a las del último fin de semana. Pronto empezaban a llegar los primeros registros del día, precisamente de los pilotos de los equipos más fuertes de la parrilla. Los Mercedes, que probaban en un primer momento el neumático ultrablando, tomaban el dominio de la clasificación, con Valtteri Bottas medio segundo más rápido que Lewis Hamilton. 

Pista muy verde

Los muros de Marina Bay amenazaban a los pilotos en la búsqueda de la vuelta rápida y cualquier pequeño error podría ser fatal para el desarrollo del fin de semana. Sin embargo, los pilotos no dudaron en el momento de encontrar un buen giro. El asfalto, que aún no había conseguido la mejor temperatura, provocó alguna que otra salida de pista: Sergio Pérez, Kimi Räikkönen, Lance Stroll o Valtteri Bottas fueron algunos de las "víctimas" de Marina Bay. Afortunadamente los protagonistas pudieron salvar el toque contra el muro para continuar con el desarrollo de la sesión.

Con el paso de los minutos los pilotos se fueron animando para probar el compuesto hiperblando -el más blando de los elegidos por Pirelli para este Gran Premio. Y fruto de ello fue la mejora de prácticamente todos los pilotos, a excepción de los hombres de Mercedes, que prefirieron ahorrarse este juego con el que no se sienten tan cómodos. Por esta razón, Lewis Hamilton no pasó del sexto puesto, mientras que Valtteri Bottas finalizó en el puesto octavo. 

Si hay un equipo que se siente especialmente bien en el sinuoso trazado de Singapur ese es Red Bull. Fue en la última parte de sesión -cuando la pista alcanzó su mejor rendimiento- cuando Daniel Ricciardo y Max Verstappen se disputaron el liderato de la sesión. Finalmente fue el australiano quien se llevó el particular duelo, con una ventaja de dos décimas respecto a Max Verstappen. Los hombres de Ferrari se conformaron con ocupar la segunda fila de la tabla, con Vettel medio segundo mejor que Kimi Räikkönen.

Si hay un circuito favorable para Renault ese es Marina Bay. Los de Enstone confirmaron su buen estado de forma en Singapur mostrándose en las posiciones altas de la tabla en todo momento. Con el neumático hiperblando, Hülkenberg y Sainz ocuparon la quinta y séptima posición respectivamente, lo que augura un buen fin de semana para ellos si consiguen mantener las piezas en su sitio y no cometen errores inecesarios. Buen inicio de Gran Premio también para Sauber, con Charles Leclerc en la novena posición y Marcus Ericsson en la undécima. Los de Hinwil se destapan como una amenaza para pelear por entrar en la Q3 de la clasificación.

Peor imagen demostraron los de Woking, con Alonso en el decimocuarto puesto y Vandoorne en la última posición. Los de McLaren experimentaron además diferentes problemas mecánicos que les impidieron mejorar en la última parte de sesión. En el caso del español su progresión se vio frenada por una de las ya habituales pérdidas de potencia, mientras que Stoffel Vandoorne se vio afectado por un fallo en la presión del aceite. "A perro flaco todo son pulgas" , debe pensar el belga, cuya temporada está siendo una auténtico pesadilla.

Error de Leclerc

La sesión concluyó con una bandera amarilla como consecuencia de un fallo de cálculo del monegasco de Sauber. El que será el futuro piloto de Ferrari golpeó de forma lateral uno de los muros de Marina Bay y dijo adiós antes de tiempo a su participación en los primeros entrenamientos libres. La acción dañó por completo la dirección de su Sauber, por lo que los mecánicos deberán emplearse a fondo durante los próximos minutos para que el joven Leclerc pueda participar en la segunda sesión de pruebas.

Tabla de tiempos