Lewis Hamilton gana en el retorno de la Fórmula 1 a Francia y rescata el liderato

Tercera victoria de la temporada para Lewis Hamilton en el regreso de la categoría reina del automovilismo al circuito de Paul Ricard. Imperial el piloto británico de Mercedes, que vuelve a hacerse con el primer puesto de la general del campeonato mundial. Carlos Sainz rozó el sexto puesto, sin embargo una pérdida de potencia le relegó al octavo lugar. Por su parte, Fernando Alonso no cruzó la meta al sufrir un problema en las suspensiones de su MCL33.

Duelo de supervivencia en Le Castellet. Hasta los más fuertes vieron peligrar su integridad en el regreso de la Fórmula Uno a Francia. Y nada más lejos de la realidad, Sebastian Vettel y Valtteri Bottas veían cómo su carrera se iba al traste tras los primeros segundos de carrera. Mientras Renault soñaba con lograr el mejor resultado de la temporada en su país de origen, el lider del mundial se veía obligado a remontar. La salida accidentada dejaba a Carlos Sainz en una más que merecida tercera posición. El más listo de la clase supo alejarse de los problemas para mantenerse firmen en la pelea en la zona alta de la tabla. Uno de los grandes perjudicados tras la salida era Sebastian Vettel, que erraba en la primera curva y se llevaba por delante a Bottas. Se torcían así las cosas para el líder del mundial, que debía adelantar su paso por el box para sustituir su alerón delantero. Aprovechaba también para montar los neumáticos blandos y tratar de llegar hasta el final. Mal inicio de Gran Premio también para dos de los tres pilotos locales: Pierre Gasly y Esteban Ocon se quedaban fuera de carrera tras la lanzada en una inevitable melé. Entre tanto, Lewis Hamilton mantenía el liderato, por delante del Red Bull de Max Verstappen. Carlos Sainz trataba de defenderse de los ataques de coches más rápidos como Ricciardo y Räikkönen, aunque sin demasiado éxito. Fernando Alonso, que no había protagonizado una salida brillante, aprovechaba también el momento para cambiar las gomas y buscar la proeza con un monoplaza poco eficaz. La sorpresa de la jornada de ayer, Charles Leclerc, aguantaba en la séptima posición tras el primer tercio de carrera cuando llegaba a su altura el Ferrari de Sebastian Vettel.

La carrera se fue decidiendo con el paso de los giros. El insultante poderío del Ferrari de Vettel respecto a sus rivales de mitad del grupo facilitaba la remontada y ya en el ecuador de carrera había progresado hasta la quinta posición. La estrategia volvió a ser una de las claves en la pelea por el podio entre Red Bull y Ferrari. Con Hamilton en otra división, la carrera se avivaba en la parte media-alta del grupo. Max Verstappen rompía el hielo de las paradas llegado el ecuador de carrera. Maniobra dirigida por el equipo de Milton Keynes para proteger la posición del holandés con Vettel, que ya había pasado por boxes. Aunque con muy poca ventaja, Verstappen pudo asegurarse la segunda posición, algo que no conseguía Daniel Ricciardo, que tenía que conformarse con la cuarta posición. Misma estrategia de Renault con Carlos Sainz para mantener la posición en la pelea con Kevin Magnussen.

Ya con todos las paradas completadas la carrera volvió a ordenarse: Lewis Hamilton mantenía el primer puesto con un colchón de cinco segundos respecto a Max Verstappen. En pista, Ricciardo se quitaba de encima a Vettel y aseguraba un doblete en el podio para la escudería de la bebida energética. Por su parte, Ferrari se quedaba relegado a la cuarta y quinta posición, con Räikkönen por delante de Vettel. El alemán, con una penalización de cinco segundos como consecuencia de su toque con Bottas en el inicio, no tenía muchas opciones de salir victorioso en su batalla con su compañero de equipo. La tercera posición del podio se decidió cerca del final. Kimi Räikkönen pasaba por delante de Daniel Ricciardo justo antes de los últimos episodios de carrera.

Sainz, sin potencia

Lamentablemente lo que empieza bien no siempre acaba bien. Lo que parecía ser un sexto puesto se convirtió en una octava plaza que, aunque positiva, deja un mal sabor de boca del lado del español. Una repentina pérdida de potencia impidió al de Renault sumar más puntos en el Gran Premio marcado en rojo por su escudería.

A la lista de abandonos hubo que añadir el de Lance Stroll en las últimas vueltas como resultado de un reventón en uno de sus neumáticos. Triste final, una vez más, para el de Williams, que sigue sin encontrar el mejor rendimiento de su monoplaza. Fernando Alonso tampoco vio la bandera a cuadros. En otro Gran Premio aciago para los de Woking se vieron afectados por un problema en la suspensión del MCL33. Castigo severo para el asturiano, que pasa de vencer en las 24 Horas de Le Mans a sufrir el infierno de un coche poco fiable.

Tabla de tiempos

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.