Daniel Ricciardo gana en las calles de Mónaco con el coche tocado

Daniel Ricciardo ha completado una agónica carrera en Mónaco, donde se ha quedado sin la potencia que otorga la parte eléctrica pero ha podido mantener el tipo. Vettel y Hamilton le han acompañado en el podio. Leclerc ha obligado a la aparición del VSC a pocas vueltas del final. Alonso ha abandonado y Sainz ha sido 10º.

Ricciardo, pole y victoria | Foto: F1

La aerodinámica es el factor que marca la diferencia en Mónaco y Red Bull ha vuelto a dar una lección en el apartado que mejor se mueven. Daniel Ricciardo ha logrado la victoria en las calles de Montecarlo después de controlar la carrera de principio a fin, como ya hizo en el día de ayer con la clasificación. 78 vueltas que por momentos llegaron a estar amenazadas por la lluvia, pero finalmente se han mantenido las condiciones de seco y el graining y los problemas en los motores Renault han sido protagonizado los mayores contratiempos. Fernando Alonso ha abandonado y Charles Leclerc ha sido el causante del único accidente de la prueba al perder los frenos.

Como viene siendo habitual durante las últimas ediciones del Gran Premio de Mónaco, todos los pilotos se han mostrado muy respetuosos en la primera curva. Santa Devota se ha saldado sin incidentes y con los pilotos de arriba manteniendo las posiciones. Por primera vez Daniel Ricciardo ha sabido lo que es defender esos primeros metros en la prueba más especial de la temporada. No fue hasta la llegada del segundo sector cuando empezamos a ver los primeros adelantamientos con Sirotkin adelantando a Vandoorne en Loews y con toques por detrás en la curva más lenta del calendario, que dejaban el alerón delantero de Hartley dañado. Aunque quien brindó espectáculo en el inicio fue Max Verstappen, que se deshacía de los dos Haas en el primer giro.

Salvando los toque en la primera vuelta, todas las miradas estaban puestas en cuál sería el primer incidente de Mónaco, y Stroll cumplió con las expectativas. El piloto de Williams golpeó la parte frontal contra las protecciones, dañando el alerón y pinchando el neumático izquierdo. De esta forma el piloto canadiense se situaba a la cola de la clasificación, junto a Sirotkin, que tenía que realizar un Stop&Go por no tener colocadas las ruedas tres minutos antes del inicio de la carrera, algo penado por el reglamento.

Lewis Hamilton abrió la veda de las paradas

Mientras tanto, Mercedes daba la sorpresa parando a Lewis Hamilton, beneficiándose del hueco entre Ocon y Alonso para perder sólo tres posiciones y con ruedas para continuar hasta el final, o no. Esta acción del vigente campeón tenía su réplica en los Ferrari y el Red Bull de Ricciardo, que apretaron para evitar el undercut del inglés, y lo lograron. Las paradas del australiano y de Vettel se saldaron sin problemas y volvieron a liderar la prueba, aunque el piloto de la marca de la bebida energética no sabía el problema que se le venía encima.

Los neumáticos de sus rivales poco a poco iban cayendo por el graining y cuando Ricciardo lo tenía todo para ganar, vio como se quedaba sin la parte eléctrica, perdiendo alrededor de 160 caballos de potencia, algo de lo que Sebastian Vettel intentó aprovecharse y lanzó su ataque en puntos clave como la salida del túnel o Santa Devota, pero sin éxito. Red Bull intentó minimizar los daños y a través de la radio indicó a su piloto los pasos a seguir para cambiar los mapas de motor e intentar solucionar el problema, aunque finalmente optaban por desactivar el sensor y poner todas sus esperanzas en la conducción de Ricciardo y su talento para poner el cerrojo en cada curva.

Por detrás, la gran batalla se libraba entre el Toro Rosso de Gasly, los Renault de Sainz y Hülkenberg, el McLaren de Alonso y el Red Bull de Verstappen, que vuelta a vuelta iba remontando posiciones para llegar a las posiciones de puntos con la llegada del ecuador de la prueba. Una pugna de la que Fernando Alonso no tardó en caerse debido a un problema con la transmisión de su monoplaza, que le obligaba a detener el MCL33 al final de la recta de meta para convertirse en el primer abandono de la carrera. Malas noticias para el asturiano y también para Carlos Sainz, que tenía que dejar pasar a su compañero y a duras penas pudo cerrarle la puerta a Max Verstappen, que dos vueltas después alargaba la frenada en la chicane tras el túnel para situarse noveno.

Único coche de seguridad (virtual)

La recta final se convirtió en un toma y daca entre Gasly, Hülkenberg y Verstappen, que al contrario de la visto ayer se mostró muy cauto a la hora de atacar para minimizar el incidente de ayer y sumar buenos puntos. Por delante Esteban Ocon apretó para alcanzar a Bottas y Räikkönen, hasta que Charles Leclerc causó el primer gran incidente de la prueba. A falta de sólo seis vueltas para el final, el Sauber del piloto monegasco se quedaba sin frenos al explotar un disco en la salida del túnel y se llevaba a Hartley por delante, que se quedaba sin alerón trasero y se tenía que retirar. Afortunadamente, Leclerc ha podido entrar en la escapatoria de la chicane y el piloto de Toro Rosso ha podido llegar al box, con lo que los comisarios tan sólo han sacado el Virtual Safety Car.

Aún con cuatro vueltas para el final, la normalidad ha vuelto a la pista urbana con Daniel Ricciardo controlando la carrera. Curiosamente, Stoffel Vandoorne aprovechó el coche de seguridad virtual y entró en boxes, saliendo detrás de Ricciardo y presionándole con neumáticos nuevos. Mientras que por detrás Vettel ha perdido ritmo y Hamilton se le ha echado encima, aunque tras volver a calentar sus neumáticos ha podido recuperar los tiempos por vuelta para tener un final tranquilo. De esta forma Daniel Ricciardo lograba su segunda victoria de la temporada y la primera en las estrechas calles de Montecarlo, acompañado en el podio por Sebastian Vettel y Lewis Hamilton.

Kimi Räikkönen y Valtteri Bottas han completado el top cinco, aguantando el empujón final de Esteban Ocon que terminaba sexto. Finalmente Gasly, Hülkenberg, Verstappen y Sainz completaron las posiciones de puntos, con Marcus Ericcson quedándose a las puertas. Alonso, Hartley y Leclerc han sido los únicos pilotos que no han podido cruzar la línea de meta en un Gran Premio de Mónaco atípico, en el que no ha salido el Safety Car a la pista.

Ricciardo fue además elegido piloto del día y dio espectáculo en el podio. Mónaco no es sólo una carrera especial por el lujo del puerto. La ceremonia del podio es una evento especial con la participación de una de las monarquías más respetadas de toda Europa. Pero es la primera vez que Daniel Ricciardo logra alzarse con la victoria en esta prueba y la euforia del piloto de Red Bull se ha contagiado, no sólo por los ánimos de sus mecánicos, sino con la complicidad de Hamilton para hacer el famoso "shoey". E incluso con los Príncipes de Mónaco probando el champán del ganador.

Resultados

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.