El Mundial de Rallyes deja 15 millones de euros en Oporto en 2018

El Rally de Portugal se han convertido en un gran impacto para Oporto y los primeros estudios lo cifran entorno a los 15 millones de euros.

El motorsport es todo un deporte de masas, aunque su impacto siempre se infravalora al de modalidades como el fútbol, y este fin de semana su efecto ha quedado plasmado en Portugal. La cita lusa registró números de récord tanto en el número de espectadores como en el impacto económico que dejó en Oporto, ciudad por la que trascurrieron dos de los tramos del viernes y con la sede de las pruebas a escasos kilómetros del centro. Y no sólo en la ciudad, el número de aficionados en el tramo de Fafe se estima que llegó a los 300.000 en la mañana del domingo según los medios portugueses.

Según el estudio realizado por el Instituto Superior de Administración y Gestión, en colaboración con la empresa Porto Ocio, el regreso del Mundial a Oporto, dos años después de que se celebrara el último tramo urbano por sus calles, fue un auténtico éxito que fue capaz de congregar a más de 100.000 espectadores. Una afición entre la que destacó la presencia de españoles, por delante de franceses e ingleses, dada la cercanía de la prueba con la nutrida afición del norte y centro del país. Aunque las redes sociales desvelaron que desde todo el país se desplazaron aficionados para seguir los pasos de Dani Sordo, Nil Solans o los pilotos nacionales de la Peugeot Rally Cup Ibérica.

Dos pasadas que fueron emitidas en directo por la Televisión Pública Portuguesa en el prime-time del país luso, además de por otras 100 televisiones en todo el mundo como fue el caso de Movistar + en España. Aunque el dato más revelador de este rallye, y más en concreto de la repercusión en Oporto, lo dejan los 15 millones que habrían quedado en la ciudad. Además del tramo urbano, la ciudad portuguesa fue la sede de la prueba, contando durante cuatro días con equipos, prensa, organización, aficionados... Según el estudio de ISAG esta inyección de capital estaría cifrado en torno a los 32 euros por persona para alimentación y algo más de 100 en alojamiento. Mientras que en la encuesta que incluye este estudio, los participantes de la misma ven este evento como una oportunidad para promover el turismo, la diversidad cultural y un fuerte impulso económico.