Sebastien Ogier vuelve a tirar de picaresca en el Rally de Portugal

M-Sport retiró el Ford Fiesta de Sebastien Ogier en el último tramo del Rally de Portugal para aprovechar el reglamento y poder sumar un nuevo motor a las tres unidades permitidas por el reglamento.

Si en el Rally de Suecia Sebastien Ogier dio una lección de saber leer el reglamento más allá de lo convencional, aprovechando un retraso en el enlace para salir más tarde en el Power Stage, en Portugal el equipo M-Sport volvió a la carga y retiró su coche en el último tramo. Este abandono le permitirá romper los sellos del motor y sumar una nueva unidad a las tres permitidas por el reglamento del Campeonato del Mundo de Rallyes de cara a la próxima cita, en Italia.

Portugal se confirmó como una de las pruebas más difíciles de la temporada poniendo en liza a los equipos del Mundial de Rallyes en unos tramos que nos dejaron sorpresas desde el primer día. Unas pistas tan complicadas que ni siquiera los más experimentados pudieron sortear los problemas a lo largo de los tres días de competición, y Sebastien Ogier no fue ajeno. El piloto francés sufrió una salida de pista que le dejó fuera de carrera en la jornada del viernes y tuvo que reengancharse en la categoría de Rally2, perdiendo así toda opción a victoria y peleando tan sólo por los puntos extra del Power Stage.

Es por ello que M-Sport volvió a demostrar su amplia experiencia en el campeonato y retiró el Ford Fiesta WRC de Ogier en el último tramo alegando problemas mecánicos en su coche, en el motor. De esta forma, y tras no conseguir meterse entre los cinco mejores en la última especial, se beneficiaron del artículo 64.2.3 del reglamento del FIA Word Rally Championship, permitiéndoles contar con una unidad de potencia más que de las tres que marca la normativa.

"Cuando un automóvil no termina un rallye, se puede obtener un motor adicional por temporada en el numero de coche asignado sin incurrir en una penalización. No se podrá usar más de dos motores extra por temporada. Cuando se usa un motor extra, el motor que fue instalado en un automóvil retirado (asignado al número de coche) no se puede usar más durante la temporada". 

Este astuto gesto le dará a Sebastien Ogier un motor más que a su máximo rival, aunque si su movimiento en Suecia fue seguido por otros pilotos en el Power Stage de México, este resquicio en el reglamento no pasará en vano para el resto de formaciones. Pero habrá que esperar para ver si la FIA toma medidas, como ya hizo con el orden de salida en el último tramo de cada prueba.